Sunday 22 de January de 2017

Green Bay gana su cuarto Súper Tazón

     6 Feb 2011 00:27:26

A- A A+

Compartir:
Aaron Rodgers festeja el triunfo con su compañero Jordy Nelson.
Aaron Rodgers festeja el triunfo con su compañero Jordy Nelson.

 

ARLINGTON, TEXAS.-Coronando una de las postemporadas más sensacionales para un quarterback, Aaron Rodgers condujo el domingo a los Empacadores a su primer campeonato de la NFL en 14 años al vencer 31-25 a los Acereros de Pittsburgh.

Los Empacadores vuelven a ostentar el trofeo Vince Lombardi, uno que lleva el nombre del legendario entrenador que les dio los dos primeros cetros.

Rodgers, el Jugador Más Valioso del partido, hizo vibrar a los aficionados de los Empacadores con una espectacular racha triunfante de seis partidos que sin duda alguna enterrará los últimos vestigios de la amargura provocada por la salida de Brett Favre en Green Bay.

Ya igualó a Favre en títulos y de paso estiró a 13 el récord de títulos de los Packers en la NFL, nueve antes de la era del Súper Tazón.

"Es lo que soñaba cuando de niño veía a Joe Montana y Steve Young," declaró Rodgers. "Hemos ganado un Súper Tazón".

El mariscal de campo de los Empacadores completó tres pases de touchdown, dos a Greg Jennings, y los Empacadores (14-6) salieron adelante tras más lesiones, sacaron una ventaja 21-3 y luego aguantaron para convertirse en el segundo equipo con la sexta preclasificación que se consagra. Por coincidencia de la vida, los Acereros de 2005 fueron los otros.

Pittsburgh estuvo abajo 21-3 poco antes del descanso, pero con una gran actuación de su quarterback Ben Roethlisberger se acercó 28-25 al promediar el cuarto periodo con un pase de touchdown y sumar dos puntos en la conversión.

Roethlisberger tuvo otra oportunidad. Forzado a avanzar 87 yardas con 1:50 por jugar, el mariscal no logró traspasar el balón del mediocampo.

Luego que los Empacadores agotaron los últimos segundos, Rodgers —consagrado como el Jugador Más Valioso del partido— se apoderó del balón y empezó a saltar de alegría. Bajo una lluvia de confeti y serpentinas doradas, se fundió en un abrazo con su compañero Clay Matthews Jr. en el centro de la cancha del estadio en el norte de Texas.

"Este es un día fabuloso para ser fabulosos", dijo Jennings.

"Hemos sido un equipo que todo el año logró superar adversidades", añadió. "Nuestra capitán se lesiona, con la voz quebrantada en el vestuario. Nuestro principal adversario se lesiona, muchas emociones en el vestuario. Pero supimos encontrar la forma de inspirarnos en eso para emplearlo en el campo".

"Vince Lombardi regresa a Green Bay", dijo el comisionado de la NFL Roger Goodell al entregar el trofeo al equipo.

Esta fue apenas la segunda vez que Pittsburgh sucumbe en un Súper Tazón. Los Acereros se mantienen como el equipo más laureado con seis y comparten el récord de más presentaciones con ocho.

Green Bay dominó la primera mitad, en la que Rodgers lanzó dos pases de touchdown.

Bisoños en este tipo de citas, los campeones de la Conferencia Nacional arrancaron a todo vapor.

Se suponía que Pittsburgh era el equipo de la experiencia —su tercera presencia en seis años— pero su primer tiempo estuvo marcado por lesiones y descuidos con el balón. Muy bien se hubiesen puesto a lamentarse con la cantante Christina Aguilera, quien se equivocó con la letra al entonar el himno nacional.

Green Bay sacó ventaja 14-0 con touchdowns en jugadas sucesivas: un touchdown de 29 yardas gracias a la atrapada de Jordy Nelson y luego un pase interceptado de Nick Collins.

Rodgers aumentó la diferencia 21-3 al conectar un pase de 21 yardas a Greg Jennings. El ovoide pasó zumbando cerca del safety Ryan Clark. Jennings hizo ver fácil un exigida atrapada. Esa ofensiva se propició tras una intercepción de Jarret Bush en el medio del campo.

Roethlisberger fue de menos a más.

Luego del touchdown de Jennings, Roethlisberger orquestó una ofensiva desde bien atrás de su territorio, que incluyó un pase de 37 yardas a Antwaan Randle El. Pittsburgh culminó una avance de 77 yardas con siete jugadas con un pase de touchdown de ocho yardas atrapado por Hines Ward.

Las lesiones afectaron a ambos.

Los Acereros sufrieron las bajas del tackle derecho Flozell Adams (hombro), el cornerback Bryant McFadden (cadera) y el receptor Emmanuel Sanders (pie) por golpes. McFadden y Adams reaparecieron posteriormente.

En Green Bay, su receptor Donald Driver salió con un golpe en el tobillo y su cornerback Charles Woodson quedó fuera al fracturarse la clavícula izquierda.

La concurrencia de 91.060 espectadores que pagaron entrada o 103.219 al sumar a los "acreditados". Pero se quedó corta del récord.

El primer Súper Tazón en el Estadio de los Vaqueros, una impresionante estructura que costó mil 200 millones de dólares, coronó una semana con un clima de nieve y frío que provocó toda clase de inconvenientes.

Las cosas tampoco salieron a pedir de boca el día del partido, ya que se declaró insegura una zona de butacas temporales. Aproximadamente mil 250 aficionados fueron cambiados de lugar: 400 a quienes no se les permitió permanecer dentro del estadio y 850 que fueron colocados en otro sitio dentro del mismo.

Varios famosos y políticos concrrieron. Estaba el expresidente George W. Bush y el jugador de béisbol Alex Rodríguez, a quien se le vio cuando la actriz Cameron Díaz le daba palomitas de maíz.

Como siempre, fue un derroche de espectáculo que coronó una temporada en el que la liga alcanzó nuevas cumbres de popularidad, pese a una serie de tribulaciones fuera de la cancha. Ahora se abre el compás a la incertidumbre ante la amenaza de una paralización debido a que los dueños de equipos y los jugadores no se han puesto de acuerdo en torno a un nuevo contrato colectivo.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad