Thursday 23 de March de 2017

Hablar bien del país y el turismo

Es imposible dejar de hablar bien de la tierra que se quiere, o negar que se quiera su prosperidad, desarrollo y modernidad

     3 Mar 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

La campaña realizada por actores públicos y privados de México que muestran como prioritaria, la necesidad de cambiar la información cotidiana de hechos violentos a programas y noticias más alentadoras, que pongan en alto las grandes cualidades y tesoros de todos los rincones de México y su gente, es una situación, que, desde mi punto de vista, nunca se ha dejado de hacer.
Hablar bien de la tierra en que uno nace, no es una obligación sino una actitud natural de todo aquel que ama sus raíces; lo que no es común, es ver su deterioro generado por la delincuencia organizada, ya que tiene impacto en muchas actividades de la vida diaria, de las cuales el turismo no es la excepción.
No se puede, ni se debe, recomendar abiertamente que se visite algún sitio presa de luchas encarnizadas entre cárteles del narcotráfico, como tampoco pueden permanecer abiertas las escuelas o universidades, mientras afuera están las balaceras o amenazas.
Los comerciantes cierran sus negocios por temor a ser asaltados y estar en medio del fuego cruzado,  la violencia afecta tanto las actividades productivas como el derecho al ocio, salir a pasear, ir al cine o hacer ejercicio en un parque, resultan imposibles en estas condiciones, en suma, el problema de seguridad afecta todos los ramos.
Se debe hablar bien del lugar que queremos, de las hermosas playas como el mar Caribe, golfo de México y pacifico, sus múltiples ciudades multiculturales y ancestrales como Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Tabasco e Hidalgo, los increíbles paisajes y tradiciones al norte con Sonora, Sinaloa, Tamaulipas, Saltillo, Nuevo León y Chihuahua, o los tesoros coloniales de Aguascalientes, Durango, Guanajuato, Michoacán, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas.
En nuestro estado se debe fomentar el turismo y promover las bellezas de muchos de sus rincones como el clima y paisaje de los municipios ubicados en los cañones de Juchipila y Tlaltenango.
El turismo ecológico de la sierra de Valparaíso, Monte Escobedo y Chalchihuites, la pesca, como turismo deportivo, en Tabasco, Tepechitlan o Tepetongo.
Las minas y santuarios de Fresnillo, las costumbres y tradiciones de Rio Grande y Sombrerete, la gastronomía, armonía y calidez de los jerezanos, así como, la bellezas arquitectónicas de Guadalupe y la capital, entre muchas otras joyas zacatecanas.
Es imposible dejar de hablar bien de la tierra que se quiere, o negar que se quiera su prosperidad, desarrollo y modernidad, al igual que en todo el país, pero debemos reconocer que sin seguridad, el futuro se vuelve incierto, la violencia nos impide ver hacia delante.
Por otro lado, tampoco se puede permitir que el miedo nos paralice, ¡hay que defender la plaza pública! colaborando coordinadamente autoridades y ciudadanía para tener un país productivo, seguro y turístico que hable por sí mismo.
Es tarea de todos y todas, personas e instituciones, hacer de la seguridad una prioridad nacional y del turismo un eje del desarrollo.

*Presidente de Jóvenes Comprometidos AC




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.51
Venta 21.01

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad