Thursday 23 de March de 2017

Hablar de amistad

     13 Feb 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Me parece prudente ser cautelosos a la hora de llamar "amigo" a cualquier persona, y me sorprende la facilidad con que algunos lo hacen al referirse a quienes conocen y mantienen con ello algún trato. En una ocasión le hacía saber a un "amigo" esas reservas mentales, precisamente a él que tenía "amigos" casi en todas las partes a las que llegaba o pretendía ir. Siendo condescendiente conmigo corrigió: entonces no son amigos, son "contactos". Son personas con las que se mantiene un cierto tipo de relación sin que llegue a ser en verdad amistad. Quizás nosotros mismos seamos un contacto de muchos, pero amigos de pocos. Incluso Aristóteles distinguía varios tipos de amistad y no a todos las consideraba valiosos.
La amistad es una forma especial de relación entre los seres humanos. Se dice que hoy las relaciones humanas se han vuelto paradójicas. Por un lado, nuestros contemporáneos se desesperan al sentirse fácilmente descartados y abandonados, deseosos de la seguridad que otorga una relación vinculante y duradera, ávidos de tener en quien confiar y sentirse acompañados en los momentos difíciles; pero, por otro lado, desconfían de esas relaciones "para siempre" por temor a que se conviertan en una carga y ocasionen tensiones que no son capaces o no desean soportar y limitan seriamente la libertad para gozar de otras posibles relaciones estimulantes. En otras palabras, en un mundo de lo deshechable, no es extraño que las relaciones interpersonales se sometan al criterio de "úsese y tírese".
También es cierto que en un mundo en el que ciertas relaciones han caído en la desaprobación popular, como las familiares y las laborales, la amistad se convierte en un anhelo para quien pretende ir más allá de las relaciones virtuales o, mejor, de las redes sociales, muy a la medida del entorno en el que vivimos y en el que se buscan relaciones o conexiones cada vez más rápidas, más gratificantes y satisfactorias, de fácil acceso y salida, pues siempre queda la posibilidad tanto de añadir como de borrar a quienquiera, de la propia lista de amigos.
La amistad, fácil en la infancia, deseada e idealizada en la juventud, a veces relegada en la edad adulta y valorada en la ancianidad, es un anhelo legítimo del ser humano. Por algo es un tema considerado una y otra vez en las obras de los grandes pensadores de la historia; y aunque parezca que el afán consumista de la publicidad se ha apoderado de ella, como de tantas cosas, encerrándola bajo su dominio absoluto, merece nuestra nuestra atención reflexiva. Si hablamos de la amistad con otros seguramente aflorarán diferencias en el modo de comprenderla, en la expectativas que tenemos sobre ella y sobre quiénes deben de ser nuestros amigos. ¿En qué consiste realmente la amistad, cuáles son sus características, en qué reside su atractivo? Demócrito, filósofo griego, opinaba que la amistad era fundamental para vivir bien. Hoy día muchas personas opinan lo mismo y la consideran uno de los grandes valores de la vida.

*padrefelix98@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.50
Venta 21

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad