Thursday 23 de March de 2017

Hacia la Revolución Creativa

Arterias

     28 Feb 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:
Uno de los beneficios del programa será el subsidio para asistir a obras de teatro. (Imagen)
Uno de los beneficios del programa será el subsidio para asistir a obras de teatro. (Imagen)

¿Se imaginan recibir 250 dólares para gastarlos en servicios y productos culturales?, esto será una realidad en los próximos meses como parte del programa Vale Cultura, un subsidio gubernamental que se sumará a las prestaciones de ley que se le ofrecen a un trabajador.
Aunque pareciera imposible, en diciembre pasado la Cámara de Diputados aprobó la ley que otorgará asistencia cultural mediante una tarjeta electrónica  que podrá ser usada tanto como para entrar al teatro, comprar una película o un libro.
El Vale Cultura beneficiará a más de 12 millones de trabajadores y apuntala a ser una de las políticas culturales más importantes de la última década al afianzar la cadena productiva de la “naciente” y no aprovechada industria cultural. Brasil nuevamente vuelve a ser modelo exitoso para el fomento y desarrollo del capital creativo del país.
Ciertamente una estrategia que incentiva la economía cultural en todos los sentidos y que resuelva hasta cierto punto la accesibilidad a los bienes y servicios culturales a los que muchas veces por más campañas y esfuerzos que se realicen el costo de un evento cultural es impensable en sociedades desprotegidas.
Desde el año 2009 la OCDE ha manifestado que las industrias de mayor crecimiento mundial y potencial son las industrias creativas y culturales que no es más que insertar a la cultura en dinámicas económicas de desarrollo. Varios países asiáticos, europeos y ahora americanos han priorizado el fomento de estas industrias obteniendo además del progreso económico el progreso social característica que sólo la cultura puede alcanzar a la par.
El gran reto del Estado mexicano es aprovechar la riqueza y competitividad cultural que per se tiene nuestro país concibiendo el capital creativo, identitario y patrimonial como activo económico. Dejar de lado la idea de que los “programas culturales” son meramente asistenciales, la puerta al primer mundo se obtiene mediante el desarrollo de estas industrias.
La Cultura se encuentra dentro de las principales actividades económicas del país pero le impiden su expansión y crecimiento los marcos legales arcaicos y obsoletos de las instituciones públicas como el vacío y atraso de programas hacendarios que incentiven los procesos de producción, creación, distribución y consumo de bienes/servicios culturales.
El Vale Cultura es un ejemplo de motivar a la industria y es totalmente perfectible y mejorable, pero ya es un avance concreto que no se queda en el simple voluntarismo cultural del que hemos sido objeto por años. No es una crítica sin propuesta pues desde el rol que nos toque desempeñar es una obligación originar el cambio en pequeños pasos que construirán el largo camino que a la cultura se le ha negado, el nuevo modelo económico exige jugar al ritmo de la innovación y modernización, es tiempo ya de la
Revolución Creativa.

*@mantramexicano




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.02
Venta 19.52
€uro
Compra 20.47
Venta 20.97

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad