Saturday 21 de January de 2017

“Haiga sido…” y Punto Final

     17 Aug 2011 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Todos las conocemos y muchos las padecieron, la negra historia de la economía mexicana a partir de los 70 y sin olvidar yerros, abusos y transas se reconoce que a partir de 1988 inició la transformación del sistema económico mexicano.
A partir del 2000 nuestra economía se mantuvo estable pero con mediocres resultados, desde su respectiva trinchera, con su visión y método, los extremos liberales y socialistas proponían sus recetas para salir de la mediocridad.
Aunque en apariencia distintas, las recetas tenían el mismo fondo: endeudar al país para financiar sus estrategias.
“La derecha” proponía endeudarse para imitar el modelo irlandés que favorecía a la clase empresarial, que bajó sus impuestos para atraer inversión extranjera y para no descuidar sus obligaciones recurrió a la deuda.
Con tan buenos resultados de empresas de todo el mundo llegaban por docenas a Irlanda, propiciando la creación de empleos, los irlandeses creían que con el tiempo habría muchos y bien pagados empleos que les permitiría financiar su deuda.
Desde “la izquierda” se pedía imitar el modelo griego que favorecía a las clases desprotegidas, gastar en programas asistenciales, elevar pensiones e invertir miles en infraestructura.
Con tan buenos resultados, Grecia trasformó su vieja infraestructura urbana y social en infraestructura de primer mundo, creyendo que el circulante generado por las obras sería eterno.
Por soberbia, sapiencia o chiripa ni los funcionarios de la Secretaría de Hacienda ni del Banco de México atendieron más allá del oído las peticiones de endeudar al país.
Hoy los modelos económicos aspiracionales que fueron Irlanda, Grecia, Portugal, España, Italia, Estados Unidos, Finlandia, etcétera, esos que tuvieron tan buenos periodos de crecimiento gracias a las deudas contraídas, los que con tanto animo se pedía imitáramos, están en recesión, crisis o al borde de ella.
Las deudas se hicieron impagables, la economía se erosionó y ahora no tienen de donde echar mano.
Miles de empresarios beneficiados con bajos impuestos en Irlanda ante la crisis de ese país han optado por abandonarlo y refugiarse en otra latitud con bajos impuestos mientras otra crisis llega.
La enorme infraestructura griega se deteriora por falta de mantenimiento y de poco sirven las autopistas sino hay con que echar a andar los coches familiares en caso de que los tengan.
No es alabanza a la burocracia hacendaria o monetaria, solo se reconoce que “haiga sido como haiga sido” por primera vez en décadas México es un ejemplo de prudencia económica.
Punto Final
Mi sincero agradecimiento al Gobierno estatal que encabeza el Lic. Miguel Alonso Reyes, al Injuzac que dirige el Lic. José Haro por la amable distinción que tuvieron hacía su servidor al otorgarme el Premio Estatal de Juventud 2011 en la categoría responsabilidad social.
Obviamente agradezco a mis paisanos jerezanos por la confianza y a todos, todos mis amigos y compañeros por su generosidad, respaldo y solidaridad de siempre, sin ustedes seríamos nada. Gracias!!!


*torrescorpus@hotmail.com




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
Participan militares en talleres de nuevas masculinidades 
Trump mantiene su proteccionismo; EU saldrá del TLCAN si no le favorece
Asegura la Profepa ejemplares de loro en Tabasco 
Niega nepotismo la regidora de Río Grande, María Teresa Rodríguez 
Debajo del uniforme hay un ser humano: Tenorio Raudales
Aprueba el Issstezac 87 nuevas pensiones 
Millones de mujeres marchan en todo el mundo contra Donald Trump
 Se reúne Judit Guerrero con "hormiguitas"
Fortalecerá el Gobierno del Estado la estrategia de prevención del delito 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad