Saturday 21 de January de 2017

Haití: el retorno del vudú

Otras tragedias se ensañaron con esa república, y hoy, a 13 meses del terremoto, la gente sigue en campamentos

     16 Feb 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El 11 de enero de 2010, un terremoto sacudió Puerto Príncipe y arrasó con más de la mitad de las edificaciones de esa y otras cuatro ciudades haitianas.
Millón y medio de personas perdieron casa y pertenencias. A más de un año del sismo siguen en campamentos instalados en lugares públicos.
País pobre entre los más pobres, después de aquel 11 de enero los haitianos y mucha gente fuera de ese país vislumbraron la esperanza de que la nación resurgiría fortalecida, visto que de todo el mundo llegaba tanta ayuda que había incapacidad física para recibirla, guardarla y distribuirla.
Las promesas de asistencia económica inmediata y a largo plazo, también fueron prodigadas por una multitud de naciones que pronto las olvidó.
Muchas buenas voluntades vieron la oportunidad de que la humanidad, a través de la Organización de Naciones Unidas, participara en la reconstrucción y en la restauración de los poderes.
La ayuda material para la reedificación de las ciudades y la humanitaria para sobrevivencia, era algo urgente y necesario.
Como era imprescindible restaurar las instituciones gubernamentales, entonces sin edificios en pie, sin recursos económicos y una exasperante desorganización, se alentó la certeza de que el resurgimiento del Estado haitiano dependía del auxilio foráneo, que, excluyendo todo ánimo colonialista o imperialista, debía contribuir a forjar una nueva nación en la que la solidaridad mundial floreciera y fructificara con suficientes escuelas, justicia social, bienestar, empleo, desarrollo y buen gobierno.
Nada de eso ocurrió y otras tragedias se ensañaron con esa república, y hoy, a 13 meses del terremoto, la gente sigue en campamentos. Dos millones de niños, de cuatro millones que hay en el país, carecen de vivienda y escuela, y muchos son huérfanos.
Con toda esta adversidad, llegó hace poco a la isla Jean Claude Duvalier, alias Baby Doc, hijo del tirano culpable de entre 30 mil y 40 mil asesinatos perpetrados por su guardia personal, unos 300 mil tontons macoutes, soldados sanguinarios dedicados a acallar con tortura y muerte toda mínima protesta contra la dictadura.
Baby Doc, respaldado por Estados Unidos para heredar la presidencia vitalicia que dejó su padre al fallecer en 1971, gobernó hasta 1986, época en la que las dictaduras caían por todo el orbe y el sistema represivo de Duvalier se desmoronaba. Ronald Reagan tampoco pudo sostenerlo sin manchar de sangre sus propias manos, se resignó a la defenestración de su sirviente y luego lo asiló.
Hoy Haití sigue postrado. El cólera, ya le arrancó 4 mil 334 vidas, y hay 221 mil infectados -ni siquiera pudo el mundo ayudarlo a enfrentar eficientemente esa catástrofe sanitaria- y lo que es peor, Baby Doc, con la disimulada complacencia de Francia y Estados Unidos, regresa con ánimos de reconquistar el poder.

*Periodista

Referencias




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
La nueva casa de El Chapo: penal de mafiosos y terroristas 
Acusan de violación al Cabrito Arellano; se trata de su sobrina   
Capturan a un hombre en posesión de un arma tras herir a otro 
La Sedena denuncia sitio de internet apócrifo 
Anuncia Tello apoyo de $3 millones para cronistas del estado 
Pide PRI resguardo de sus instalaciones por amenazas de Arne
Derrumban los vientos una barda de ladrillos y cae en un auto   
Sorprende extraño fenómeno en cielo de Michoacán 
Millones de mujeres marchan en todo el mundo contra Donald Trump
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad