Wednesday 18 de January de 2017

¿Herencia política o capacidad heredada?

     15 Dec 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Dentro de los distintos ámbitos de poder a lo largo de la historia, los espacios políticos han pasado por cuestiones familiares de generación en generación, monarquías absolutas que concentraban el poder, el cual era utilizado a su modo en perjuicio de sus súbditos. A partir de la revolución francesa, con esos ideales de libertad, igualdad y fraternidad, se empieza a construir la República como esa forma de oposición a los gobiernos de una sola persona, para pasar a otorgar el poder a los ciudadanos e instaurar la llamada democracia representativa y constitucional, en la cual la soberanía recae sobre el pueblo.
En pleno siglo 21, con una idea concebida de la democracia, la promoción de sus principios básicos como la mejor forma de vivir en comunidad, se observa la herencia política mediante acuerdos, con base en el utilitarismo político, intereses personales por encima de los generales, haciendo uso y abuso de los espacios de representación popular únicamente por tener la fortuna de ser pariente de la persona que está en el lugar de la toma de decisiones. Las designaciones en los espacios políticos deben ser con base a capacidades, reconocimiento social, elecciones internas de manera democrática, por oposición y trayectoria, pero nunca por cuestiones de ADN que en vez de apoyar al proceso democrático del país, lo estancan.
Se debe reconocer que todos los mexicanos cuentan con el derecho constitucional de votar y ser votado, incluso muchos hijos, hermanos y parientes de otros políticos cuentan con una nueva visión, preparación y compromiso que pueden aportar a la consolidación democrática que México necesita, pero no únicamente por ser parientes. Nieto de un exservidor público que trabajo para su municipio, el cual no tuve la fortuna de conocer, me siento orgulloso de tener alguien en la familia que tuvo el interés de ayudar y servir desde la función pública, y no servirse de los puestos públicos, mucho menos heredarlos.
La política debe ser un orgullo para inculcar a los hijos, el estar interesado en participar en los asuntos públicos y poder contribuir al desarrollo de nuestros pueblos, ver esa capacidad de poder servir con una ética pública, como dijo el prestigioso abogado y profesor Eduardo Juan Couture en cuanto el amor que debemos tener a nuestra profesión en su decálogo del abogado: “ Trata de considerar a la abogacía de tal manera, que el día que un hijo te pida un consejo sobre su destino, consideres un honor para ti, proponerle que se haga abogado”; desgraciadamente cuando hablamos de política y se observan intereses particulares por encima de los generales, se tiene que decir como en el boxeo o la tauromaquia, que no escojan ese camino.

*Presidente de Jóvenes Comprometidos AC
twitter @jfdelreal




Lo más leído
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Dejo gubernatura y busco candidatura al 100: Moreno Valle
Confirman elenco para la Feria de Carnaval Río Grande 2017
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Comisión de Salud exige informe sobre quimioterapias falsas
Pesa nueva acusación contra Rodrigo Medina por incremento patrimonial
Descartan que ataque a Fiscalía de Cancún fuera por rescate de detenidos
Académicos de la UNAM ganan premio en nutrición
Anuncia INAI ahorro por 45 mdp; reduce pago de telefonía celular
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 23.34
Venta 23.84

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad