Sunday 22 de January de 2017

Homilía Domingo de Ramos Ciclo A

El Día del Señor

     17 Apr 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Con el Domingo de Ramos da inicio la Semana Santa.
Con el Domingo de Ramos da inicio la Semana Santa.

INTRODUCCIÓN
“¡BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR, EL REY DE ISRAEL HOSANNA EN EL CIELO!”
Con este Domingo de Ramos, damos comienzo a la Semana Santa, que corona el tiempo de Cuaresma, preparación para celebrar solemnemente el Triduo Pascual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.
Hoy contemplamos a Jesús nacido en Belén de Judá y vecino de Nazaret, quien llegó a la ciudad santa de Jerusalén para cumplir la voluntad de su Padre, ofrendando su vida divino–humana como rescate de los pecados de los hombres, abriendo de esta manera las puertas del Reino de los Cielos para todos los que se arrepientan y confíen en él.
Estamos invitados en este día para acompañar a Jesús en su entrada triunfal y llena de alegría, a la ciudad santa de Jerusalén, que luego será el teatro de su pasión y de su muerte en la cruz.
De esta manera, queda abierto el camino hacia su poderosa y triunfante Resurrección de entre los muertos.

ADOREMOS Y ACOMPAÑEMOS A CRISTO CAMINO A JERUSALÉN, COMO EL REY DE ISRAEL Y DE TODOS LOS PUEBLOS
Actualmente, muchos pueblos luchan por conquistar gobiernos que democráticamente representen a los ciudadanos y con honestidad y verdadera entrega, procuren con todos los gobernados, la paz y el bienestar sociales.
Por lo medios de comunicación social, nos damos cuenta de esta lucha y de las manifestaciones violentas que producen heridos y muertos, con el fin de que se renueven los poderes civiles y que se ejerzan en un ambiente sereno de concordia, colaboración y fraternidad, salvaguardando los derechos humanos de las personas para tener progreso sustentable en todos los órdenes del desarrollo de los pueblos.
Acompañar a Jesús, como Rey pacífico y trascendente, es querer participar desde el ángulo de nuestra fe, en el señorío de su amor siendo con él, instrumentos de libertad, justicia, fraternidad, comunión, y paz.
Adoremos a Cristo y llevémoslo en los corazones, para proclamar ante el mundo necesitado de paz y concordia, que Cristo es el Príncipe de la Paz.
Que sin él los hombres estamos irremediablemente condenados a la violencia, a la obscuridad de las conciencias, invadidos por las fuerzas ciegas y tenebrosas del pecado y el Maligno y de quienes se le someten, produciéndose de esta manera, las guerras, lo odios, las aspiraciones malsanas de dinero, poder y ejercicio despótico que esclavizan a los hombres.
Impidiendo sus auténticas aspiraciones, de acuerdo con el plan de Dios y que requiere de la colaboración comunitaria y total de todos los ya que somos sus hijos adoptivos con la fuerza de nuestra fraternidad cristiana.

CONCLUSIÓN
Al caminar con Cristo en nuestra “Procesión de los Ramos”, hemos de participar en los dolores, sufrimientos y muerte del Redentor, que nos liberan de la opresión de nuestros males, dolores y sufrimientos que anticipan nuestra propia muerte, como paso definitivo, seguro y gozoso de nuestra propia resurrección, como fruto de la de Cristo, “esperanza de la gloria”.
Repitamos, pues, con alegre canto: “¡Hosanna al Hijo de David. Bendito el que viene en nombre del Señor, el Rey de Israel. Hosanna en el cielo!” …
Ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas a 17 de abril de 2011.

*Obispo Emérito de Zacatecas




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad