Sunday 22 de January de 2017

Hora de reconstruir

Felipe Calderón pasará a la historia como el \'presidente de los 40 mil muertos\'.

     29 Jun 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

    Referencias

Bien hace el expresidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Genaro Góngora Pimentel en exigirle a Felipe Calderón que aporte pruebas y diga nombres de los jueces corruptos que dice conocer.
Un titular del Poder Ejecutivo no puede hablar como lo haría cualquier ciudadano, a quien se le podría tolerar que señalara a funcionarios y políticos corruptos, aun sin aportar pruebas, por su incapacidad para aportarlas.
Mas un Presidente de la República no puede hablar como lo hizo Calderón, cuando dijo que sabe de jueces que están en las nóminas del crimen organizado. Si su conocimiento llega tan lejos como para decir que conoce a esos jueces, debería tener la información necesaria para proceder penalmente contra ellos.
Un Presidente no puede permitirse tales informalidades, porque de ese modo su palabra, que debería estar revestida de dignidad y templanza, se convierte en simple bravuconada, en ligereza impropia en quien debería asumirse como máximo dirigente de la nación.
Muchos deslices de esa envergadura ya le conocemos a Felipe Calderón Hinojosa, pero no por ello podemos exonerarlo, porque con sus arrebatos lesiona la dignidad de los mexicanos y desdora la institución presidencial. Admite que pasará a la historia como el “presidente de los 40 mil muertos”, y sin duda así será, aunque lamentablemente, es seguro que ese número crecerá, visto su empecinamiento en no cambiar de estrategia en su guerra al crimen organizado.
Si esa etiqueta que ya se autoimpuso es vergonzosa, no menos lo son los sambenitos que justificadamente se le pueden colgar como el presidente del desempleo, el de la mayor pobreza; el soldado de las oligarquías locales, el siervo del imperio, el súbdito del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, y tantos sambenitos más, que harán que veamos a los hoy considerados grandes traidores de nuestra historia como simples desorientados e incomprendidos.
Hay quienes dicen que lo bueno es que ya sólo le queda poco más de un año de gobierno, pero no deja espacio para el optimismo quien sistemáticamente viola la Constitución y atropella al Estado.
Esperanzas reales surgirán cuando diputados y senadores --representantes elegidos por el pueblo mexicano, hay que recordarlo-- decidan frenar el alud de yerros presidenciales y lo acoten dentro de los márgenes constitucionales.
México es un país urgido de esperanzas y ante el advenimiento de la campaña electoral de 2012, que arrancará el próximo domingo en varios estados, principalmente en el estado de México, es necesario encontrar estabilidad y paz, para que las batallas formales se desempeñen en un contexto político de legalidad, armonía y civilidad.
Si ahora no comienza la reconstrucción nacional, cada día será más difícil y se correrá el riesgo de que la frágil paz social que sobrevive se derrumbe.
*Periodista




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad