Thursday 19 de January de 2017

Huéspedes de cuatro patas

     23 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Una de las preguntas más frecuentes entre los viajeros de todas las latitudes es: ¿admiten mascotas? En ocasiones es la única condición que un huésped amante de los animales tiene en cuenta para decidir en dónde se alojará durante su viaje o vacaciones.
El origen de esto nace la mayoría de las veces por desconfianza hacia las guarderías de animales, por amor, por apego, o por el suministro de una medicina a la mascota; por esto y por muchas razones más los  amos prefieren viajar con sus fieles amigos del reino animal.
El problema que se suscita para la industria sin chimeneas es que como las aerolíneas ya ofrecen estos servicios, no ha habido la vinculación para integrar un paquete completo que incluya hospedaje para animales con alimento.  
Cada vez más y por extraño que parezca los turistas de este tipo van en aumento, lo raro es que ya no sólo viajan con perros y gatos, hay quienes en esta tendencia viajan con todo tipo de aves, hurones, hámsteres entre otras curiosidades del reino animal.
Una mascota es tratada como un miembro más de la familia y en esa medida van los cuidados que el huésped tiene con ella y que exige. Por parte del hotel los contratos de hospedaje están llenos de condiciones y garantías. No se puede tomar a la ligera, el trato debe ser extremadamente “personalizado”.
Recientemente la Asociación Estadounidense Para Productos de Mascotas (APPA por sus siglas en inglés) informó que en 2011 los norteamericanos gastaron más de 50 mil millones de dólares en productos y servicios para sus animales de compañía; como vemos, cuando se trata del cuidado de una mascota los amos no escatiman en gastos. En mercados como el europeo y americano esto no es una novedad. Lo innovador se muestra en América Latina. Para mostrar unos números, en Brasil en 2011 la venta de productos para mascotas superó los 5 mil 200 millones de dólares sólo seguido por México con mil millones de dólares.
Al hablar de nuestro país, les comento que tenemos alrededor de 18 millones de perros (casi alcanzado por la población de niños menores de 9 años y superando la de los ancianos). De estos, 5.4 millones son parte de una familia u hogar según datos del INEGI. Estas cifras son muy importantes y no se deben de olvidar a la hora de pensar en la evolución de un negocio.
Desafortunadamente el ser pet friendly no está totalmente integrado y regulado, debido a que si uno se topa con un establecimiento de este tipo, lo más seguro es que el hotel no tenga un directorio de la ruta que deberá seguir el huésped con su mascota para que lo acepten a comer o dormir en otro lado similar. Como consecuencia, en América Latina sigue siendo complicado viajar con mascotas.
Esta filosofía de trabajo es mucho más que acomodar en la habitación una cama para perros o gatos, debe ser una manera sincera de vivir y asumir la convivencia con los animales.Hoy en día varias firmas en Estados Unidos como los Trump Hotels tienen un programa llamado Trump Pets con políticas pet friendly para todos sus establecimientos, de la misma manera otras cadenas han adoptado este tipo de programas que les permiten tanto a los viajeros como a sus mascotas pasar unas vacaciones de cinco estrellas.
Los servicios que se ofrecen generalmente en estos hoteles son: apetitosos huesos, juguetes, bolsas plásticas para desperdicios sólidos, nutrición altamente balanceada y por supuesto servicio de veterinario las 24 horas.
Los procedimientos de limpieza en esta clase de hoteles son basados estrictamente en manuales de procedimientos que honrarán al siguiente huésped para que no se sienta incómodo y tenga la misma sensación de pulcritud y limpieza que el anterior.
Falta todavía mucho en este rubro, pero se puede ver como un mercado muy interesante para empezar a explorar. Los resultados que se pueden obtener al ser pet friendly no son sólo económicos, se dan en imagen y algunas cosas más; se ofrece como siempre un servicio diferente.
Para terminar les contaré una anécdota surgida en el hotel que trabajo. Hace un par de años fuimos sede de una exposición canófila nacional. Recibimos a criadores de toda la República con perros de finas razas. Vivimos una experiencia formidable;  el ver a peinadores profesionales de animales invirtiendo más de cuatro horas antes del desfile fue algo inaudito.
El paseo previo al evento, la alimentación,  la pulcritud y educación de los perros, en general todo excelente, nos dio una visión totalmente contrastante de lo interesante que puede ser tener una mascota.
La moraleja (que siempre existe una) fue que para el año posterior no queríamos aceptar a los dueños de las mascotas; ellos a diferencia de los canes,  nos dieron una infinidad de problemas e hicieron en su estancia nuestra vida de cuadritos. Hasta la próxima.
 

*Presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles de Zacatecas (Amhmzac)
rmunozc1970@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 22.00
Venta 22.5
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad