Wednesday 18 de January de 2017

Incidente genera pánico; vuelve la calma al Festival

No pasó nada; sólo fue el susto

     23 Apr 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:
  • (e. chávez y f. camacho) (e. chávez y f. camacho)
  • La conferencia de prensa después de la estampida. La conferencia de prensa después de la estampida.
  • La luz en la oscuridad. La luz en la oscuridad.
  • La imagen de Cristo azotado por un romano fue la que se cayó y desató los acontecimientos.2 La imagen de Cristo azotado por un romano fue la que se cayó y desató los acontecimientos.2
  • La llegada a Catedral. La llegada a Catedral.
  • Cristo encadenado. Cristo encadenado.
  • La imagen de Cristo azotado por un romano fue la que se cayó y desató los acontecimientos. La imagen de Cristo azotado por un romano fue la que se cayó y desató los acontecimientos.
  • La Banda Sinfónica de Zacatecas. La Banda Sinfónica de Zacatecas.
  • La Virgen al comenzar su recorrido. La Virgen al comenzar su recorrido.
  • La gente, desconcertada, comenzó a correr por la avenida Hidalgo. La gente, desconcertada, comenzó a correr por la avenida Hidalgo.
  • La devoción en pleno. La devoción en pleno.
  • Fervor.(fernando romero) Fervor.(fernando romero)
  • Hubo momentos de pánico. Hubo momentos de pánico.
  • El gobernador y el obispo veían la procesión desde una acera. El gobernador y el obispo veían la procesión desde una acera.
Imagen de


Lo que pintaba ser una celebración memorable en la historia de las procesiones del silencio dio  un inesperado giro hasta terminar siendo inolvidable por otras razones.
Hasta cerca de las 9 de la noche, la Procesión del Silencio en su nuevo formato avanzaba según lo planeado.
Las calles lucían repletas de espectadores, quienes apreciaban con mucha solemnidad el principal rito del luto cristiano.
Una de las innovaciones que más llamaron la atención fue la incorporación de música fúnebre a la procesión, la cual estuvo a cargo de la Banda Sinfónica de Zacatecas, la Banda de Música de Guadalupe y la Banda de Música de Tacoaleche.
La vanguardia de la procesión iba a la altura del templo del Sagrado Corazón, casi para dar vuelta hacia la avenida Hidalgo, y las últimas secciones aún no dejaban la calle Fernando Villalpando, cuando una ola de pánico se desató entre los asistentes.
Pronto el desorden se generalizó a lo largo de todo el Centro Histórico. Grupos de personas corrían en todas direcciones sin saber exactamente lo que pasaba, y se chocaban en los callejones corriendo en una y otra dirección.
El pánico provocó que los penitentes dejaran sus lugares dentro de la procesión y buscaran el modo de refugiarse. Lo mismo sucedió con los integrantes de las bandas de música.
Varios de los asistentes sufrieron lesiones al ser arrollados por el tumulto, y también hubo crisis nerviosas.
Algunas personas decían haber escuchado balazos, y otros aseguraban que todo era una falsa alarma. Lo cierto es que pronto las calles se vaciaron de gente y la procesión tuvo que ser interrumpida por varios minutos.
En la huida, las imágenes religiosas fueron abandonas en el suelo, y muchas de ellas se dañaron a causa de una brusca caída.
Tras un primer intento fallido de reagrupación, la procesión pudo seguir pero ya muy disminuida en sus integrantes: sólo 5 de 16 cofradías pudieron reintegrarse.
Salvador García y Ortega, director de la Banda Sinfónica de Zacatecas, fue quien tomó la batuta, primero para reorganizar a los músicos, y luego para poner a sonar los instrumentos y que la procesión continuara.
Así, cerca de las 11 de la noche, los restos de la procesión llegaron a la Catedral en pelotones dispersos.
Aunque varios espectadores esperaron la llegada del contingente, la avenida Hidalgo lucía casi vacía en ciertos tramos, y la conmoción era notable en el ambiente.
Los delicados acontecimientos hicieron que la procesión adquiriera un tono diferente.
Lo que debería ser silencio y pesar se transformó en cantos, aplausos y alabanzas que venían tanto de los participantes como de los espectadores.
El saldo de la estampida humana fue de 20 lesionados, niños perdidos que después fueron devueltos a sus padres, dos figuras de la procesión dañadas y la red de celulares saturada.
Todo está en paz
El gobernador Miguel Alonso Reyes, en un gesto para tranquilizar a la gente, bajo del balcón que ocupaba en el hotel Santa Rita y caminó a la Plazuela Goitia para demostrar que nada sucedía.
Los rostros desencajados de los funcionarios ilustraban el desconcierto del momento.
Entre la gente en la procesión lo mismo se escuchaban gritos de “corran” que de “vamos, no hay que dejar que el miedo nos gane”.
La versión oficial fue que en la calle Fernando Villalpando, 50 metros antes del Congreso local, se cayó una imagen de la procesión y con ella unos focos que al estrellarse desataron la confusión de la gente.
 “Se hizo un efecto dominó que afectó a toda la procesión”, dijo el secretario General de Gobierno, Esaú Hernández Herrera.
Lo que siguió fueron rumores como el de una riña en el callejón de Veyna.
Sobre esta versión el secretario General de Gobierno afirmó que si hubo pleito fue después de la caída de la figura y el estallido de focos.
“Fue un incidente menor que causó una confusión y crisis nerviosas”, declaró Miguel Alonso.
La administración estatal, agregó, hace un gran esfuerzo para garantizar la seguridad de la población.
Aseguró que los niños con reporte de extravío fueron hallados y devueltos a sus familias.
Al concluir la procesión el gobernador fue a Plaza de Armas junto al obispo de la Diocesis de Zacatecas, Carlos Cabrero Romero.
“Han dado un ejemplo de entereza y de virtud en un momento de descuido y nos han ayudado a sembrar fe, esperanza y unidad”, dijo el obispo a los integrantes de la procesión.
Miguel Alonso pidió a la gente que difunda el mensaje de que no ocurrió otra cosa que una falsa alarma.
“Todo está en paz, todo está tranquilo en Zacatecas”, aseguró finalmente el mandatario.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.00
Venta 23.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad