Tuesday 17 de January de 2017

Incongruencias

     5 Sep 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Está de moda impugnar las corridas de toros. Hay quienes, incluso, pretenden que Zacatecas sea declarado estado libre de tauromaquia, como lo impuso el Ayuntamiento de Teocelo, Veracruz, desde el pasado julio.
Argumentaciones principalmente sociales se esgrimieron para implantar en aquel municipio de 20 mil habitantes el Acuerdo de Cabildo 127, que prohíbe “cualquier evento (sic) en el que se aplique maltrato o crueldad a los animales”; concretamente proscribe corridas de toros, encierros, pamplonadas y vaquilladas.
Sin excluir causales ecológicas, las más destacadas fueron relativas a malas costumbres en torno a festejos pagano-religiosos que se celebran el 27 de enero y 15 de agosto: los del Santo Entierro de Cristo y el patronal, de Nuestra Señora de la Asunción, respectivamente.
Esas son las fechas de las máximas celebraciones del santoral teocelense, con abundante venta ilegal de bebidas embriagantes. Impedir que borrachos se enfrentaran a las vaquillas en rediles levantados en dos calles de la ciudad, causó el beneplácito general.
Pero en Teocelo la tauromaquia no fue tradición. Sus primeras corridas datan de hace 25 años y sin arraigo pleno. Las vaquilladas empezaron hace ocho años.
Así, el Ayuntamiento no tuvo dificultades para acordar la proscripción de la tauromaquia. Caso diferente sería en Zacatecas, si llegara a consolidarse la oposición a la fiesta brava.
Lo que hoy se ve aquí parece ser sólo una reacción coyuntural. Una réplica que pretende aprovechar la fuerza de un movimiento frustrado en la ciudad de México, que a pesar de su vigor efímero, tiene escasas posibilidades de abolir las corridas de toros.
No es hora de profundizar en el tema. Ahora lo destacable son las incongruencias dentro de las que se mueven los antitaurinos zacatecanos, algunos ecologistas y protectores de gatos y perros que de buenas a primeras crean asociaciones.
Pero veamos: el domingo anterior un diario local denunció que desde el 25 de julio de 2011 al 12 de agosto pasado en el zoológico de La Encantada fallecieron 25 animales: un venado cola blanca, por bronconeumonía y enteritis hemorrágica; un tecolote falleció por neumonía, un perro de la pradera por ataque de un gato doméstico; un cocodrilo y una serpiente pitón murieron por fallas en la calefacción.
¿Los espontáneos protectores de animales nunca han visitado ese zoológico para conocer las condiciones en que sobreviven los animales; no han visto cómo se exhiben las fieras de los circos en jaulas en las que apenas caben?
De estos mediáticos protectores de animales no se han escuchado peticiones a autoridades municipales de Zacatecas y Guadalupe para que recojan de inmediato a perros atropellados en el bulevar metropolitano, que de tanto ser aplastados realmente quedan como estampillas adheridas al pavimento.
Y si hablamos de incongruencias ¿qué decir de los ecologistas que exigen la pena de muerte a secuestradores?

*Periodista ricgomm@hotmail.com

   
 




Lo más leído
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Se pasa el alto y choca
Por Trump, anuncian cerco a Embajada de EU y bloqueo a puentes internacionales
Chocan sobre avenida Varela Rico
Moreno Valle deja la gobernatura para buscar la candidatura a la presidencia
Sondeo: Jóvenes opinan que estarán peor después de Trump 
Turquía captura al agresor del club de Estambul 
El 911 lanzará app de alerta para teléfonos inteligentes
Taxista que ayudó a agresor de Playa del Carmen; expolicía con antecedentes de ‘extorsión’
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.08
Venta 23.58

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad