Sunday 22 de January de 2017

Independencia

     10 Sep 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
La planta fue descubierta por el conde de Bougainville. (photos.com)
La planta fue descubierta por el conde de Bougainville. (photos.com)

La palabra “independencia”, tan mencionada en estos días, tiene un origen sumamente figurativo, como lo expresa el núcleo del vocablo: “pender”, del latín pendere, que significa colgar, pesar.
De esa idea se originaron palabras como péndulo, que está colgado; suspenso, que está en el aire, es dudoso; a expensas, que representa un peso para otro, o como decimos, a sus costillas.
También tenemos pensión, es decir, un peso, una carga, para un Estado o empresa, y apéndice, que cuelga, como sucede con esa inútil prolongación que tenemos al final del intestino grueso.
De pender y la idea de pesar viene también “pensar”, puesto que cuando uno piensa, le da peso a las cosas, a las situaciones, a las personas, para obtener una idea, una propuesta, una reflexión, una postura.
La estrecha relación entre pender, pesar y pensar se aprecia en palabras como sopesar y ponderar, que significan dar valor a algo, determinar su peso, lo cual hacemos mediante el acto de pensar.
Tenemos, pues, bastante entendido lo que es pender, a la que ahora antepondremos la partícula “de” para obtener la palabra “depender”, que significa estar bajo la influencia o autoridad de algo o de alguien.
En este caso, la partícula “de” tiene la finalidad de reforzar el sentido de la palabra, como pasa también en otras como demostrar, devoto y denominar.
En resumen, si “pender” significa, en el contexto de nuestra relación con España, estar subordinados a ella, colgados de ella, entonces “depender” implica que ese vínculo es muy fuerte. Bueno, tanto, que para deshacerlo se necesitó una guerra.
Ahora agreguémosle a la palabra depender la terminación “ncia”, que se usa para dar la idea de un estado permanente, una calidad duradera, como se aprecia en fragancia, ignorancia, constancia, penitencia, y nuestra palabra, dependencia.
Falta agregarle una partícula más, “in”, que significa negación. Dicho de otro modo, cuando México decidió ya no estar subordinado a otro gobierno. Claro que esto puede ser muy relativo, pero esa es otra historia.
¿Bugambilia o buganvilia?
Lo correcto es “buganvilia”, y todavía más, “buganvilla”, de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, pero el Larousse consigna que en México y Guatemala se usa “bugambilia”.
Como sea, todas son válidas y se ajustan a la norma de que siempre va “m” antes de “b”, y “n” antes de “v”.
El nombre de esta flor viene del conde Louis Antoine de Bougainville, el primer navegante francés que le dio la vuelta al mundo y quien cargó con bugambilias de Brasil para introducirlas en Europa en 1768.
A esta planta también se le llama camelina, Napoleón, veranera, trinitaria, Santa Rita, papelillo y curazao.
Y por cierto, al igual que pasa con la Nochebuena, las flores que aparentemente vemos no son tales, sino hojas que tomaron color, las cuales se llaman “brácteas”, palabra del latín que significa “hoja delgada de metal”.




Lo más leído
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Una segunda oportunidad para tu basura
Gael García, fiel a sus ideales
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.54
Venta 22.04
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad