Wednesday 18 de January de 2017

Indigencia

Referencias

     23 Jan 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

La expansión de la pobreza, otro de los retrocesos sociales agravados durante el sexenio de Felipe Calderón, hundió en una tasa de indigencia de 13.3% a la población mexicana, mientras la media en América Latina es de 11.5%, según información de la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL), basada en datos proporcionados por gobiernos de la región.
El país que dejó el hoy flamante becario de la Universidad de Harvard, en 2011 registró 40 millones 778 mil personas en situación de pobreza, y de éstos 14 millones 940 mil sobreviven en la indigencia.
Según los parámetros de la CEPAL, indigencia es la situación en la que no se dispone de recursos para satisfacer las necesidades básicas de alimentación; son pobres extremos, los incapaces de adquirir con la totalidad de sus ingresos, una canasta básica de alimentos.
Otra cifra reveladora indica que en América Latina y el Caribe la pobreza extrema descendió de 22.6% de la población a 11.5% de 1990 a 2011, en tanto que en México la disminución fue de 18.7% a 13.3%, en el mismo periodo.
Bajo el peso de estos porcentajes, que demuestran cómo erróneas e injustas políticas económicas postraron a la mayoría de los mexicanos, el presidente Enrique Peña lanza la Cruzada Nacional Contra el Hambre, en la que según él, la sociedad mexicana será la gran protagonista.
Sin embargo, el Presidente anunció en Las Margaritas, Chiapas, atención prioritaria a 7 millones de personas en condición de hambre y pobreza extrema, cifra inferior a los casi 15 millones de indigentes contados por la CEPAL, basada en información oficial.
Esos infortunados mexicanos se ubican en 400 municipios en todo el país, según lo dio a conocer Peña Nieto.
Esta cruzada, la acción de mayor calado en sus 52 días de gobierno, incluirá a todas las dependencias de los gobiernos Federal, Estatales y municipales, encargadas de propiciar acciones de salud, vivienda, agua y desarrollo de infraestructura en las comunidades.
El objetivo merece el apoyo no sólo de las dependencias involucradas, sino de la sociedad entera, no obstante las dudas que genera la similitud con el Pronasol, de triste memoria, instaurado por un presidente de peores recuerdos: Carlos Salinas de Gortari, máximo impulsor del neoliberalismo económico, política culpable del crecimiento de las injusticias sociales imperantes desde hace más de 30 años en la nación.
La gravedad de la crisis que detonó la explosión de la indigencia impone soluciones económicas radicales. Ojalá Peña Nieto opte por éstas, sin temor a la reacción de los multimillonarios magnates, únicos beneficiarios de la expansión de la pobreza.

*Periodista
ricgomm@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad