Monday 16 de January de 2017

Indignados sin caudillos

     25 Nov 2011 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Son interesantes los movimientos de indignados en el mundo, es decir, aquellos movimientos que reúnen a miles de personas, sobre todo jóvenes, en plazas públicas para condenar, entre otras cosas, el sistema financiero, las políticas económicas, el desempleo y la falta de oportunidades laborales para la juventud.
Recuerdo que cuando estuve en España, durante el mes de marzo de este año, la televisión española reseñó la forma en que se gestó el movimiento de indignados en Lisboa, Portugal. Fueron sólo cuatro jóvenes los que convocaron a una concentración a través de las redes sociales y, ese fin de semana, miles de personas respondieron al llamado.
Lo mismo ha sucedido en otras importantes ciudades del mundo. Rafael Lemus, en un artículo de Letras Libres, comenta lo acontecido en Nueva York. Fue una revista canadiense la que lanzó la iniciativa de ocupar Wall Street para el 17 de septiembre. La propuesta se extendió por Internet, pero en la fecha indicada sólo se reunieron aproximadamente 100 personas en la plaza el Zuccotti Park, a tres calles de la bolsa de valores.
Sin embargo, dos semanas después eran 5 mil los manifestantes. A ellos se unieron desempleados de todas las edades y organizaciones civiles, hasta sumar alrededor de 15 mil personas.
Los críticos de estos movimientos cuestionan la falta de claridad con respecto a sus exigencias o, bien, la amplia estela de demandas que no aparecen cohesionadas en torno a un discurso puntual y común.
El problema, pienso yo, es que las miles de personas que se pronuncian abiertamente y los millones de indignados que todavía no han tomado las calles se oponen a los modelos vigentes. No confían en los políticos ni en los medios de comunicación; tampoco  desean nombrar líderes que con el tiempo suelen convertirse en dirigentes que utilizan el malestar con fines políticos personales.
Aunque en México este fenómeno todavía no aparecido, sería una lástima que se gestara bajo la sombra del caudillo que llevaría agua a su molino, como ha sido la historia de nuestro país, donde siempre surgen líderes que intentan aprovecharse de los descontentos ciudadanos, incluso cuando ellos mismos tienen vela en el entierro.
Es el caso del rector de la UAZ, quien, según la prensa, ha amenazado con “encabezar” el movimiento social que puedan emprender lo trabajadores si no llegan a recibir sus prestaciones y salarios a tiempo.
¿No es precisamente su gestión la que ha llevado a este desastre financiero? ¿Cuál es su responsabilidad de que la universidad se “tambalee”? ¿Dónde quedó su promesa inicial de sanear la Institución?  La UAZ se merece un rector capaz de no repetir este cuento de nunca acabar.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores


 




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Hoy es el día más triste, tal vez tristísimo, del año
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.70
Venta 22.2
€uro
Compra 23.03
Venta 23.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad