Tuesday 17 de January de 2017

Internet: la gran enciclopedia

     21 Sep 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Quizá no todas las personas que nacimos antes de la era de la Internet hemos tomado conciencia de que tenemos el privilegio de haber asistido al nacimiento de la segunda gran Enciclopedia de la Ilustración.
Es necesario hablar del antecedente para que se comprenda esta afirmación. Como tal vez muchos saben, en el siglo XVIII, el Siglo de las Luces, un grupo de intelectuales y librepensadores, comandados por Denis Diderot y D’Alembert, se dieron a la tarea de elaborar una Enciclopedia que tenía como uno de sus objetivos principales reunir y difundir los conocimientos artesanales para beneficio colectivo.
Los autores se consideraban, a sí mismos, no como directores del proyecto, sino como rastreadores y recopiladores de quehaceres técnicos que podían hacer suyos los miembros de la sociedad que desconocían todo aquello que escapaba a sus propios saberes.
Así, por ejemplo, imaginaban que al dar a conocer las enseñanzas de un tejedor, las personas aprenderían a tejer gracias a la Enciclopedia. Lo mismo podía decirse de otros oficios como el del herrero, el zapatero, el carpintero, el campesino, etcétera. La socialización de estos conocimientos contribuiría, estaban seguros, al progreso material de la población.
Ciertamente, los fines ilustrados de esta gran obra eran muy loables, pero las posibilidades del éxito fueron reducidas por una cuestión central: no existían los mecanismos necesarios para que la Enciclopedia pudiese llegar a la gente a la que estaba dirigida, tanto por los elevados costos de los ejemplares como por los problemas de distribución que existían en la época.
Pues bien, esas limitaciones se han resuelto gracias a la Internet. Casi no hay dudas o problemas -médicos, legales, nutricionales, contables, etcétera- que no encuentren respuestas en las redes sociales.
Allí podemos encontrar clases de cocina, idiomas, guitarra u horticultura. También se pueden leer los periódicos del mundo o hallar interesantes textos de ayuda académica. De manera especial, la Internet funciona como punto de reunión entre los miembros de distintas sociedades para solucionar problemas comunes, sobre todo caseros.
Precisamente, hace unos días puse en práctica, con total éxito, las recomendaciones de un internauta desconocido para remediar un desperfecto de mi refrigerador, lo que me ahorró el pago a un especialista.
Este uso casero de la Internet ha sido escasamente estudiado. Los críticos de las redes de comunicación suelen centrar sus cuestionamientos en la “deshumanización” que la herramienta provoca, pero dejan de lado el encuentro de saberes con benéfica utilidad práctica.
Seguramente, si Diderot volviese a nacer estaría maravillado al comprobar la realización de sus sueños ilustrados, porque no pondría el acento en la basura que también se encuentra en la Internet, sino en la democratización de los conocimientos.

*Miembro del SNI




Lo más leído
Secuestran a dos hombres en Guadalupe
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Asesinan a taxista en Ojocaliente
Vocera de PGR descarta orden judicial contra Kate del Castillo
Aseguran un vehículo robado
El viernes será la Feria del Empleo en Calera
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Piden a SRE vigilar proceso de mexicano detenido en Letonia
Se pasa el alto y choca
Peña Nieto anuncia medidas en favor de economía y Pymes
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad