Tuesday 17 de January de 2017

Isabel Miranda y las candidaturas ciudadanas

     19 Jan 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

La candidata del Partido Acción Nacional, la activista Isabel Miranda de Wallace, fue designada por el Comité Ejecutivo Nacional de esta institución partidista como candidata a jefa de gobierno del Distrito Federal; abanderada por los tres precandidatos presidenciales en un escenario de amplia desventaja ante las otras opciones partidistas según las encuestas, fuertemente criticada por la manera en que fue seleccionada; así como, por dejar a un lado su activismo ciudadano, que estaba dando buenos resultados como la Ley General para prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro que bien puede recibir el calificativo de iniciativa ciudadana, y ahora pasará del lado partidista con la intención de gobernar una de las ciudades más pobladas del mundo.
El principal antecedente de un candidato ciudadano es el caso de Jorge Castañeda Gutman, quien en las elecciones del 2006 decidió postularse a la Presidencia de la República sin el respaldo de ningún partido político, únicamente en su carácter de ciudadano, debido a ello, el IFE le negó su registro y el Tribunal Electoral el amparo para continuar en esta travesía, su finalidad, evidenciar el monopolio del poder de los partidos políticos y el distanciamiento entre  políticos y gobernantes con la ciudadanía, estos mecanismos serían un medio de presión para que las instituciones partidistas eligieran a los mejores cuadros de la sociedad, y por ende tener una clase política comprometida y atenta a las necesidades de sus representados.  
La propuesta de reforma enviada por el Presidente de la República a finales del 2009, incluía la figura de candidaturas independientes a todos los cargos de elección popular, una iniciativa que ya tenía una fuerte presión ciudadana para que se otorgara realmente el derecho de votar y ser votado como lo establece la Constitución, sin la limitación de ser propuesto por algún partido, sin embargo, no tuvo buen puerto y fue congelada en la Cámara de Diputados.
Isabel Miranda tiene un nuevo escenario, no se puede considerar una candidata meramente ciudadana al realizar campaña con las siglas de un partido político, lo que sí demuestra es que las instituciones políticas deben de abrirse a la ciudadanía, buscar en ellos los mejores representantes para darle la credibilidad necesaria a las decisiones del gobierno, a los partidos y políticos. Será interesante ser testigos de una competencia electoral entre una candidata ciudadana (Isabel Miranda), una política de carrera profesional (Beatriz Paredes) y un servidor público con buenos resultados (Miguel A. Mancera). Los ciudadanos determinarán en su momento quién gobernará el Distrito Federal, y el futuro, indicará si la decisión de la señora Wallace fue un antecedente para nuevos ciudadanos o solamente acudió al llamado de las sirenas partidistas.

*Presidente de Jóvenes Comprometidos AC




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.62
Venta 22.12
€uro
Compra 22.99
Venta 23.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad