Wednesday 22 de March de 2017

Ismael Guardado, 70 años dedicados al arte

La vida y obra de uno de los artistas plásticos zacatecanos más importantes

     30 Sep 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • El artista abrió una exposición en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez en la que celebra sus 70 años de vida y 50 de trayectoria. El artista abrió una exposición en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez en la que celebra sus 70 años de vida y 50 de trayectoria.
  • Su obra incluye desde pintura hasta instalaciones. Su obra incluye desde pintura hasta instalaciones.
  • La sencillez y humildad es una de las características de Ismael Guardado. La sencillez y humildad es una de las características de Ismael Guardado.
Imagen de


“Le doy gracias a ella. Todo este mundo, esta vida que me ha dado es su decisión de haberme llevado. Siempre le digo que fue como un arcángel que me tomó del cuello y me instaló justo en el espacio, en el lugar, en el sitio al que yo iba a pertenecer”, dice Ismael Guardado sobre su madre.
Isidora Guardado Gutiérrez no tuvo instrucción académica pero sí, aguda intuición y creatividad con las que fomentó y avisoró tempranamente y en el contexto de la ruralidad del Ojocaliente de los 50 del siglo pasado, las capacidades para el arte de su hijo, ahora uno de los más grandes artistas plásticos y visuales que ha dado Zacatecas a México y el mundo.
Ese mundo, el camino transitado por Ismael Martínez Guardado, se sintetiza en su obra.
“Creo que todo lo que uno va haciendo con el tiempo es eso, una recopilación de vida, de imágenes, de tierra, de piedras, de objetos, de troncos, árboles, cielo, luz, lluvia, lodo, sonidos. Todo es una recopilación”.
La plática se da en una de las salas que contiene parte de esa vida hecha obra; en el contexto de la exposición Ismael Guardado. Artista Visual. 50 años de Producción que en el Museo Manuel Felguérez celebra también los 70 años de su nacimiento.
Sobre su vida y obra sintetizada en un espacio expresado en un lenguaje propio y ordenado comenta: “En toda obra siempre hay un orden, un ritmo, un trazo, una integración como en Il Cenacolo (instalación incluida en la muestra), ahí está sintetizada La Última Cena de Leonardo (Da Vinci); nada más con las líneas de composición, las más importantes y eso es el esqueleto de toda la obra”.
En busca de los esqueletos, de las estructuras que sostienen el todo y que en el artista se hacen más que visibles mediante sus creaciones, está Ismael, el mayor de los cinco hijos vivos del matrimonio de Isidora Guardado Gutiérrez y Francisco Martínez Díaz.

Ismael Guardado desde la matriz
Somos seres simbólicos. Ismael Guardado nació un 13 de septiembre de 1942, en Ojocaliente, Zacatecas, casi, en medio de una función de cine en la que su madre presenciaba las actuaciones de Pedro Infante y Sara García. La partera del pueblo, homónima de la actriz de la época de oro de la cinematografía nacional, no llegó a tiempo al hogar de la familia Martínez Guardado, pero el fluir de la vida del niño hizo su primer milagro.
El cine fue uno de sus más apreciados entretenimientos infantiles, justo se identifica con el niño que en la película de Giuseppe Tornatore, Cinema Paradiso, pasa parte de su tiempo al lado del cácaro para acceder a fragmentos de celuloide que luego convertirá en el asombroso juego de proyectar imágenes a sus amigos, auxiliado con las “chácharas" (una lupa y carretes para maquina de escribir, un foquito y una pila Eveready), compradas en El Jonuco, la tienda del pueblo, dice con nostalgia.
El cine, el teatro, el baile, los títeres y la música son actividades no sólo bien vistas en la casa de Ismael Guardado, sino franca y decididamente fomentadas por su madre.
“No lo dije ese día en la inauguración, pero ahora lo comento, fue un privilegio que mi madre tuviera esa sensibilidad sin tener ninguna preparación de escuela”, comenta.
“Antes de que yo supiera que iba a ser pintor… siempre nos tuvo en casa instrumentos: violines, guitarras, pianos; para que estuviéramos ocupados en ese que era un entretenimiento en aquel momento”.
El artista ubica también como afortunada, la situación familiar de vivir en el centro de Ojocaliente: “Vivía a 50 metros de la iglesia. Eso también fue maravilloso, el haber vivido en el centro de la plaza porque el centro es el movimiento del pueblo”.
“Entierros, bodas, novios, el jardín, la bendición de las hierbas en Semana Santa” y las procesiones con las vírgenes cubiertas de terciopelos morados, los cristos sangrantes y las mandas en las que también participó, son parte de la religiosidad que dice, puede ser apreciada en la Sala de Atocha, integrada a Ismael Guardado. Artista Visual. 50 Años de Producción.
Ahí están los temas recurrentes. “Las vírgenes tapadas… se me hacía muy erótico, los cristos desnudos, sangrando; muy sensuales. En fin todo eso es la vida que está aquí representada. Y los arcángeles, estos guardianes lanceros, cazadores”, comenta.
También de la infancia es el encuentro con el arpa, al que acude cada tarde después de una mañana de trabajo intenso en las artes plásticas.
“Había un viejito en el pueblo que se llamaba Don Venturita, con él vi por primera vez tocar el arpa. De ahí surgió mi pasión por ese instrumento que me llena, lo abrazo, lo siento en todos mis dedos, puedo cantar con ese instrumento al mismo tiempo”.

Rumbo a San Carlos
En 1962, su madre le anuncia que sabe de la existencia de una academia en México. Toda la familia se instala en la capital del país con el motivo central de apoyar a Ismael en su formación.
“Así era, así era, así era”, reitera Guardado cuando se le cuestiona ¿De ese tamaño era la fe que tenía su madre en usted?
El joven lleva en su equipaje personal copias realizadas a los calendarios que llegaban a la tienda de abarrotes de su padre en Ojocaliente: Cristos, sagrados corazones y toreros.
Vuelve al presente para ubicar sus inicios,A“aquí en la sala de Atocha hay un autorretrato que hice por ahí por los 50”. Se hacen evidentes las facultades del entonces joven Ismael.
San Carlos le abre puertas insospechadas pero su encuentro fundacional lo ubica en 1967 cuando se instala en la ciudad de Aguascalientes: “Ahí descubrí otra ruta; ya la definitiva. Y desde ahí, tan corto se me han hecho estos 50 años de producción y más los 70 años de edad, porque yo creo los he disfrutado, los he vivido y tengo mucha energía de seguir”, dice.
“Es un disfrute, es un goce natural cuando yo trabajo, que muchas veces no recuerdo como hice alguna obra, como que lo hizo otra mano, ese fluir es natural. No hay tormento, no hay angustia, así fluye todo”, dice seguro de que una mano como la imagen que identifica con la guía de su madre, siempre lo pondrá en el lugar indicado en el tiempo preciso.
La vida de Ismael Guardado suma estudios en París y Japón, una veintena de premios nacionales e internacionales por su obra, más de 50 exposiciones individuales y casi 200 colectivas que involucran su presencia en más de 20 países en cuyas culturas ha sido valorada su propuesta artística multidisciplinaria.
Su necesidad expresiva también ha incluido el canto y la interpretación, investigación y recopilación del folclor musical de México.

almatreto@imagenzac.mx




Lo más leído
Asesinan un hombre en Tránsito Pesado
El Chichilo protagoniza una riña
Hombre se dispara en el pie por accidente
Registran baja en ventas por paro de labores en la UAZ
Cornada a Romero
Se lucen zacatecanos en Copa Jalisco de BMX
Al menos 3 muertos por ataque con auto y cuchillo en Londres 
Durante febrero se reportaron 135 mil 766 delitos del fuero común
Si tienen pruebas, que las presenten: Sedena
Realizan simulacro contra terremotos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.09
Venta 19.59
€uro
Compra 20.55
Venta 21.05

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad