Monday 23 de January de 2017

Jackie editora

     9 Jan 2011 22:21:28

A- A A+

Compartir:
  • Ya tenía una edad madura cuando entró al mundo editorial. Ya tenía una edad madura cuando entró al mundo editorial.
  • El Rey del Pop pudo convivir con ella. El Rey del Pop pudo convivir con ella.
Imagen de


NUEVA YORK, NY.- Cuando la mayoría de la gente piensa en Jacqueline Kennedy Onassis, recuerda a la primera dama perfectamente acicalada con un elegante vestido suelto, un collar de perlas y un sombrerito sin alas propio de principios de la década de 1960, o a la Jackie O del decenio siguiente como la viuda rica con gafas de sol que la protegían del mundo.
Es muy posible que no se piense en una mujer trabajadora de mediana edad que saca personalmente fotocopias, que hace fila para hablar con el jefe o que se sienta con las piernas cruzadas en el piso mientras ordena fotografías y fuma cigarros.
Estamos hablando de la Jackie que entró al mundo laboral a sus cuarenta y tantos años y pasó casi dos décadas como editora de libros, y por lo que se dice, fue uno de los periodos de su vida más satisfactorios.
“No hizo esto solamente por tener un trabajo”, considera Bruce Tracy, excolega en la casa editorial Doubleday. “Ella adoraba esto. Era algo que la apasionaba”.

Una larga carrera
Dos nuevos libros ahondan en esta parte poco conocida de la vida de Jackie y ofrecen a los lectores un sesgo diferente de la mujer que ha fascinado a los estadounidenses como nadie más en su historia.
“La gente piensa en la ropa de Jackie, en sus matrimonios, quizá en su decoración de la Casa Blanca”, dice el historiador William Kuhn, autor de “Reading Jackie: Her Autobiography in Books”, publicado en diciembre.
“Pero su carrera editorial fue más larga que sus dos matrimonios combinados y dice más sobre quién era como persona, porque esto es algo que sí escogió hacer”, explica.
Por supuesto, Jackie no necesitaba el trabajo.
Kuhn refiere cómo a las mujeres de la generación de Jackie se les enseñó a ser grandes esposas y grandes madres, por lo cual sorprende más que decidiera aprender una nueva carrera en un momento considerado relativamente tardío en su vida.
“Esto habla de un tipo de feminismo callado que tuvieron ella y otras mujeres de su generación”, estima.

Empezó tarde, y bien
Jackie tenía 46 años cuando fue contratada por Thomas Guinzburg en Viking Press, no mucho tiempo después de la muerte de su marido Aristóteles Onassis en 1975.
Evidentemente Viking la quería por su nombre.
Su primeros trabajos -estuvo sólo dos años allí para luego ingresar a Doubleday- le representaron un proceso de aprendizaje, pero su productividad aumentó de manera vertiginosa al paso de los años.
“Sí, algo de esto fue manejado por Jackie”, dice Kuhn, cuyo libro es publicado por la misma Doubleday.
“Pero el hecho es que amasó una lista de libros que hoy asombra a profesionales editoriales”, agrega.
Esa lista incluye libros sobre todo de arte e historia europea y estadounidense, pasando por fotografía, moda y hasta religión, así como obras infantiles de Carly Simon y la autobiografía “Moonwalk” de Michael Jackson.
También trabajó sobre una trilogía del autor egipcio Naguib Mahfouz, varios libros de Bill Moyers y una serie de ejemplares con diseños de Tiffany.
De igual modo está allí su bien documentado amor por la danza, particularmente el ballet, que llevó al éxito de ventas “Dancing on My Grave”, de la bailarina Gelsey Kirkland y su esposo, el escritor Greg Lawrence.

Con toda sencillez
Trabajar con Jackie sobre el libro, que es un relato de cómo Kirkland terminó adicta a las drogas, fue “una lección de humildad”, dice Lawrence, quien este mes publicará el libro “Jackie as Editor: The Literary Life of Jacqueline Kennedy Onassis”.
Lawrence recuerda cómo, en un almuerzo con la pareja, Jackie estalló en lágrimas con su narración y dijo: “¡Quiero hacer este libro!”
Para muchos es también sorprendente cuán rápido se sacudió la seducción de la celebridad, al comer emparedados en su escritorio, esperar nerviosa en los corredores para ver al jefe, siempre recibiendo a sus visitantes y haciendo sus propias llamadas telefónicas.
Mike D’Orso lo supo y lo comprobó. Cuando era periodista del diario The Virginian-Pilot, su teléfono sonó y la interlocutora dijo: “Hola, soy Jacqueline Onassis”.
“Sí, claro”, dijo D’Orso sonriendo, y colgó el teléfono.
“Por fortuna, Jackie volvió a llamar”, relató D’Orso en una entrevista telefónica desde su casa en la ciudad de Norfolk en el estado de Virginia. “Y así fue cómo empezó mi carrera como escritor. Se lo debo todo”.
Jackie le editó dos de sus libros, incluyendo “Somerset Homecoming”, de 1988, sobre una mujer negra que ayudó a salvar la plantación donde sus antepasados habían sido esclavos.
En enero de 1994, Jackie supo que padecía del linfoma no-Hodgkin, pero siguió trabajando, aunque comenzó a perder terreno ante el mal.
Falleció el 19 de mayo, y al día siguiente, su hijo John Kennedy Jr. -quien falleció años después- dijo a periodistas que su madre había muerto “rodeada de sus amigos, su familia, sus libros, la gente y las cosas que amaba”.




Lo más leído
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Incentivan el pago del predial  
Chocan 4 vehículos; hay 2 mujeres lesionadas
Inaugura Isadora Santiváñez casa de gestión 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Firma Trump salida de Acuerdo Transpacífico 
Es atropellado por un motociclista; le provocó serias lesiones
No se cancelarán los apoyos del Pronapred: Joselin Lozano
Entrega Godezac apoyos a la Vivienda
Empezamos a renegociar el TLC: Trump; Peña y Trudeau unen esfuerzos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.45
Venta 21.95
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad