Friday 20 de January de 2017

Jesucristo es el buen pastor

El Día del Señor

     21 Apr 2013 03:40:00

A- A A+

Compartir:
El evangelio de San Juan establece que Cristo da la vida por sus ovejas.
El evangelio de San Juan establece que Cristo da la vida por sus ovejas.

INTRODUCCIÓN
A este domingo se le reconoce por la figura del buen pastor, porque los textos bíblicos y especialmente el evangelio de San Juan, nos hablan de Cristo como el pastor que da la vida por sus ovejas.
Hoy celebramos el día de nuestro Seminario Diocesano que cierra la semana de la promoción vocacional, que anualmente se lleva a cabo en la tercera semana de la Pascua y en la cual tanto los formadores como los alumnos se dispersan en las parroquias para hacer dicha promoción.
Pedimos a Cristo llame a muchos jóvenes para que se formen verdaderos y auténticos pastores al servicio de esta Iglesia particular de Zacatecas, con el fin de que se predique el evangelio con el testimonio y entrega de quienes han de hacer presente a Jesús, como el Buen Pastor que generosamente da la vida por su rebaño, que es la Iglesia que Cristo fundó y en la cual él vive, para salvación de los hombres.

ALGUNOS RASGOS QUE DEFINEN LA FIGURA DE JESUCRISTO COMO EL BUEN PASTOR DE SU IGLESIA
El evangelio de este día tomado de San Juan evangelista nos muestra tres actitudes del pastor: conoce a sus ovejas, les da la vida nueva y nadie las podrá arrebatar de sus manos porque el Padre se las ha dado para cuidarlas y liberarlas de todo mal, empezando por el pecado y las insidias del Maligno.
Jesús ha dicho que ha venido para dar vida en abundancia y para que todos los redimidos por él, tengan su propia vida que se trasmite a partir del bautismo y demás sacramentos, mediante la palabra y la gracia que él confiere a través de estos medios de vida.
Podemos señalar, sin agotar el tema, algunos rasgos que definen a Cristo como buen pastor:
Llama una a una a sus ovejas y ellas lo siguen porque conocen su voz.
Entra por la puerta del redil para sacar a sus ovejas a pastar y luego al finalizar el día las devuelve a su lugar. No es salteador que se brinque por la barda del redil, como si fuera un ladrón.
Siempre el buen pastor va delante de su rebaño y lo cuida hasta dar la vida por él.
Se preocupa de manera especial por las ovejas descarriadas, las busca hasta encontrarlas y lleno de amor solícito las devuelve seguras al redil.
Protege y abraza a sus ovejas y no permite que nadie las arrebate de sus manos.
Tiene el propósito de buscar nuevas ovejas que se integren a su rebaño ofreciéndoles vida temporal y eterna.
 
ALGUNAS ACTITUDES DE QUIENES ESCUCHAN LA VOZ DEL PASTOR, LO CONOCEN Y LO SIGUEN
Primeramente, las ovejas que son de Cristo, escuchan su voz, lo conocen y lo siguen sin desviarse jamás del camino que marca el Buen Pastor, descartando las voces extrañas y peligrosas que pueden apartar del buen camino por el cual Cristo va adelante guiando a su rebaño.
Son fieles a su pastor y no escuchan las voces extrañas que conducen por malos caminos y senderos que peligrosamente apartan del rebaño y llevan a la enfermedad y la  muerte.
Siguen a su pastor con fe, esperanza y confianza inquebrantables. Lo siguen por amor a él y a los hermanos.

 
LOS PASTORES, QUIENES LLAMADOS ESPECIALMENTE POR CRISTO, PARTICIPAN DE SU PASTOREO PARA EL BIEN DE SU REBAÑO QUE ES LA IGLESIA
Sabemos y vivimos de ello, que Cristo llama a través del Sacramento del Orden a los pastores que lo representan a través del espacio y del tiempo de nuestra historia, colaborando íntimamente con él en su misión y obra de salvación para todos los hombres que conociendo a Cristo, quieran seguirlo con la entera voluntad libre y con el amor al Señor.
Por el triple ministerio, el Papa, los obispos, los presbíteros y diáconos, son llamados para apacentar a la Iglesia como el rebaño muy querido de Jesús.
Por medio de la Palabra que llama, enseña e ilumina la vida de quienes deseen seguir al buen pastor de nuestras almas.
Dar a los fieles la rica doctrina de las Sagradas Escrituras, la Tradición y el Magisterio de su Iglesia.
Por medio de la administración constante y perpetua de los Sacramentos, mediante los cuales nuestro buen pastor da la vida de la gracia en abundancia, de manera particular la Eucaristía en la cual por excelencia está presente Jesús de manera real, substancial y verdadera.
Por medio de las múltiples acciones y obras de la caridad pastoral que guíen a todos los que se declaren discípulos misioneros de Cristo Pastor.
Todo lo anterior no podrá realizarse si los discípulos misioneros y todo el pueblo de Dios, no estamos llenos de la caridad pastoral que une íntima y estrechamente a la persona de Jesús, buen pastor, del cual brota el amor, que nos lleve a vivir, testimoniar hasta la muerte, la buena nueva del Reino que es Cristo, camino, verdad y vida imperecederos.
¡Que Cristo sea para todos y cada uno la fuente de la vida, el sostén sólido de cada día y en el testimonio vigoroso y fiel al buen pastor a quien debemos darle nuestras vidas en respuesta agradecida del amor que él tiene por su Iglesia, querido rebaño suyo, que conduce a la casa del Padre con la luz y energía del Espíritu Santo!...

*Obispo emérito de Zacatecas
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.98
Venta 22.48
€uro
Compra 23.37
Venta 23.87

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad