Friday 20 de January de 2017

La aguerrida Vázquez Mota

     10 Apr 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Los focos rojos en la campaña de la panista Josefina Vázquez Mota se encendieron. No porque sea mala candidata -no hay que confundir- sino por una serie de factores extraños ocurridos hacia dentro de su equipo comandado por el chiapaneco Roberto Gil Zuarth que derivaron en una serie de pifias, errores y omisiones que hicieron tropezar y hasta tambalearse a Vázquez Mota. Una campaña presidencial tiene una dinámica muy intensa y un nivel de improvisación constante que sólo un equipo, bien afinado y en sinergia, puede solventar.
El ritmo de trabajo de un candidato es agotador, por eso, gran parte de la logística, de la organización, de la estrategia y de todo cuanto rodea al candidato, como sucede con el priísta Enrique Peña Nieto y el perredista Andrés Manuel López Obrador, debe recaer en el equipo. Y, claro, las cosas marcharán bien cuando ese equipo funciona y tiene la capacidad de respuesta. Ya no son las campañas primitivas en donde el candidato prácticamente hacía todo: llevaba su agenda, improvisaba discursos, decía qué hacer y qué no, etcétera. Ahora, la agenda diaria de entrevistas con medios, con líderes, en los mítines, los mensajes, las líneas de comunicación o palabras claves, la logística de viaje y traslados, hoteles, alimentos, guardias de seguridad, equipo de prensa, etcétera debe recaer en buenas capacidades. No es fácil lograrlo.
El equipo de Enrique Peña Nieto lleva varios años trabajando en equipo, han afinado con golpes de precisión, con una campaña más pensada y relajada, directa y se refleja en las preferencias electorales. Quienes están integrados en torno al mexiquense se conocen desde hace tiempo y se han tratado en momentos de estrés y angustia. La estructura que mueve al PRD tiene, relativamente, poco y algunos se conocen. Las piezas se han armado muy recientemente, sumado a un partido que trabaja en el caos. Sin embargo, el liderazgo de López Obrador es una garantía para llevar un buen desarrollo. El asunto es que no hay un plus porque no hay sinergia. Al menos, por ahora.
Y respecto a Vázquez Mota las cosas no pintan muy alentadoras, máximo en un partido que es toda estructura y orden. Francamente no quiero imaginarme trabajar a Roberto Gil, Germán Martínez y el cuñado presidencial Juan Ignacio Zavala en un cuarto de guerra porque aquello podría convertirse en una batalla campal. Muchos egos para estar juntos. Hay que recordar que Juan Ignacio Zavala tuvo serios problemas con Martha Sahagún y su personalidad es muy poco tolerante. Qué decir de Germán Martínez.
Sin embargo, Vázquez Mota no tiene mucho para dónde hacerse y de quién echar mano en la campaña. Como va, va al fracaso, debe reactivar y provocar un “milagro azul” como lo hizo Fox y Calderón, con equipos muy disímbolos pero con un liderazgo fuerte. Así ha trabajado el PAN por años y no veo por qué ahora deba cambiar. La panista debe dar un fuerte puñetazo en el escritorio para decirles quién manda. De otra manera, adiós a la Presidencia de la República.


*Periodista




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.91
Venta 22.41
€uro
Compra 23.32
Venta 23.82

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad