Thursday 19 de January de 2017

La bifurcación sigue

Los días del Bi-100

     18 Oct 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Grabado que apareció en el periódico El Demócrata (22 de julio de 1911).
Grabado que apareció en el periódico El Demócrata (22 de julio de 1911).

El 15 de octubre de 1911 fueron las elecciones presidenciales extraordinarias.
De manera expresa intervinieron dos candidatos: Francisco I. Madero (1873-1913) y el general Bernardo Reyes (1850-1913).
Al primero lo acompañaron tres candidatos vicepresidenciales, uno fue, el licenciado Emilio Vázquez Gómez (1858-1926).
Éste abogado tamaulipeco se desempeñó, meses antes, como secretario de Gobernación. Fue postulado por el Partido Liberal y por núcleos antirreeleccionistas.
Otro candidato fue el abogado queretano Francisco León de la Barra (1863-1939).
Él fungía, en el momento de las elecciones, como presidente interino de la República. Fue apoyado por el Partido Católico Nacional. En Zacatecas él ganó, junto con Madero.
El tercer aspirante fue el abogado tabasqueño José María Pino Suárez (1869-1913), quien triunfó a nivel nacional.
Tuvo el respaldo del Partido Constitucional Progresista. Por cierto, uno de sus defensores políticos era Ramón López Velarde, entonces juez de Venado, San Luis Potosí.
El reconocimiento del jerezano inició tras leer y reseñar un libro de poemas del tabasqueño.
El general Reyes perdió. En Zacatecas, aunque no tuvo estruendo público, contó con un discreto apoyo de La Revista de Zacatecas.
El respaldo de las huestes será notario en noviembre, cuando se devele que parte de ellos se vincularon a la revuelta que convocó el militar.
Dos rasgos caracterizan a los presuntos insurrectos: son jóvenes e hijos de hacendados de los partidos de Fresnillo y Jerez.
Emilio Vázquez Gómez también perdió. En Jerez fue donde obtuvo más votos.
En la capital del estado le respaldaron con el semanario El Antirreeleccionista. E igual, tras conocer los resultados electorales, con base al Plan de Tacubaya hará un llamado para tomar las armas. En la región le respaldaron varios excombatientes maderistas.
Frente a estos levantiscos, en la capital estatal y en Ojocaliente reconocían como el héroe revolucionario al general Pascual Orozco (1882-1915).
Este joven minero de Chihuahua estuvo en Zacatecas el 1 de octubre de 1911. Iba para la capital del país.
En la bizarra capital fue recibido por “2 mil personas pertenecientes al pueblo”. Luego, él realizó una visita de cortesía a Amalia Moya, hija del finado revolucionario Luis Moya; ella vivía frente a Catedral.
En la tarde y noche le ofrecieron a Orozco sendos banquetes en Palacio de Gobierno, a ellos acudieron viejos y nuevos políticos.

*Historiador y profesor universitario




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.94
Venta 22.44
€uro
Compra 23.31
Venta 23.81

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad