Tuesday 17 de January de 2017

La cámara y la ausencia de acuerdos

     11 Oct 2011 03:30:00

A- A A+

Compartir:

La propuesta con los nombres para ocupar los cargos de consejeros electorales del Instituto Federal Electoral, sometida a discusión y votación el 6 de octubre en la Cámara de Diputados, debe llevar a la reflexión a los tres grupos parlamentarios más fuertes, especialmente al PRI que tuvo una de las actuaciones más cuestionables durante la presente legislatura.
Desde el 27 de octubre de 2010, la Comisión de Gobernación tenía el listado de los candidatos a consejeros electorales del IFE. En esa fecha envió a la Junta de Coordinación Política el dictamen correspondiente, el cual se publicó en la Gaceta Parlamentaria el 28 de octubre de 2010.
Un año después, los diputados retomaron el asunto, obligados por la presión pública y por el inicio del proceso electoral federal, mediante el cual se renovarán en el 2012 los cargos de Presidente de la República, diputados y senadores. Durante ese tiempo los legisladores omitieron atender el tema, mientras tanto, el árbitro electoral continuó su desempeño con sólo seis, de los nueve consejeros que deben integrar el órgano colegiado.
En una sesión atropellada por la confusión, originada en la cuestión reglamentaria, los diputados dieron una cátedra del porqué los asuntos cruciales de la agenda política nacional se encuentran congelados: falta capacidad a los líderes para generar el consenso, que combinada con los intereses políticos que están en juego, detienen cualquier avance social e institucional.
Los resultados de esa sesión son varios y preocupantes. Si en 2000 un candidato dijo que el “Trife era un cochinero” y en 2006 otro mandó “al diablo las instituciones”, ahora son los diputados quienes han hecho lo propio con el IFE.
Primero, el PRI decidió impulsar una terna y con ella aventuró demasiado sin contar con el consenso de todos los grupos en la Junta de Coordinación Política; descuidó la disciplina en su fracción, pues 35 diputados no acudieron a la sesión y, en la votación, 2 más votaron en contra de la propuesta tricolor; finalmente, la interpelación que varios de sus integrantes hicieron a oradores como Javier Corral y Guadalupe Acosta, del PAN y PRD respectivamente, no sólo fueron infructuosas sino desafortunadas.
Segundo, en esta ocasión, la coalición PAN-PRD echó abajo la propuesta priísta, sin embargo, no deja de ser cuestionable la actitud y falta de estrategias de ambos para sacar adelante un asunto trascendental como es la integración del árbitro electoral. Es a final de cuentas, el organismo que ambos pusieron en el centro del debate desde el 2006.
Finalmente, creo que es momento para que la sociedad civil empuje, de nueva cuenta, otra  alternativa que evite estos excesos institucionales en la composición del órgano electoral.

*Politólogo




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.68
Venta 22.18
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad