Monday 23 de January de 2017

La carroza del PAN

     10 Jul 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Evelio Rosero es un escritor colombiano pragmático. Recién publicó la novela "La Carroza de Bolívar" (editorial Tusquets) en la que, según mi apreciación, muestra con una narrativa veloz e inteligente las dificultades para acabar con el mito del renombrado Libertador de América.
Todo cuanto rodea a los efectos de quienes creen en un mito, y lo que están dispuestos a entregar por defenderlo (sin saberlo, por supuesto) y quienes investigan a fondo para buscar verdades (les gusta el mundo real de la información de calidad). La novela de Rosero es un acercamiento, sin consideraciones, a la vida de Simón Bolívar.
Debemos entender que mito es un sinónimo elegante de la mentira y que, por lo tanto, creer en ellos es equivalente a vivir en la ilusión. Es decir, en un lugar inexistente, en una fantasía. El asunto es que las sociedades los necesitan para evitar tragedias.
¿Cuántos mitos tenemos en nuestras sociedades? Muchísimos. Desde el ámbito familiar, comenzando con nuestros padres. El problema es que, como seres humanos, necesitamos mitos para convivir, para creer que este mundo no es tan cruel como presentimos o para saber que el mundo está muy cercano a Walt Disney y sus películas. ¿Y qué pasa cuándo alguien intenta romper con ese o el alegado mito? O la muerte o surge, como es el caso de la novela de Rosero, una guerrilla fundada en la estupidez humana y la falta de valores en la sociedad. E iluso aquel que se interponga en sus planes o sus “principios”.
¿El PAN es un mito de buen partido, de buen gobierno? Como reza su lema: “Por una Patria ordenada y generosa”. Durante 12 años no hubo orden ni fue generosa. El PAN perdió sus valores, se metió al laberinto del poder para convivir con una realidad que lo superó en todo. Ahora, el dilema con cara de mito es que el PAN gobernó durante 12 años con una estructura que terminó exhibiéndolo como un partido lleno de equivocaciones, de mitos (por cierto) y, sobre todo, de la incapacidad por no resolver el presente, con toda su complejidad, para proponer un país diferente a futuro. Es decir, perdió una gran oportunidad y ahora se pasea tan campante, sumado al ridículo, en el escenario pos electoral del primero de julio.
El PAN no puede caer en ese ridículo. Es el único partido con historia, en México. Si Fox y Calderón se perdieron en Los Pinos, no significa que el PAN tiene raíces secas. Por el contrario, es el único partido, ahora, capaz de disputarle el proceso electoral al PRI. Ahora, Enrique Peña Nieto se prepara para gobernar este país y nadie lo detendrá ya.
El PAN, como el PRD, está en la disyuntiva de acabar con sus mitos y comenzar a tejer fino en los próximos años. Ser oposición no sólo es una responsabilidad adyacente al poder, sino una oportunidad de ser en esencia y verdad. Y, no, caer en la mentira y el mito.  La carroza del PAN se prepara para estos años y podrían desaparecerla, como en la novela de Rosero.

*Periodista




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.39
Venta 21.89
€uro
Compra 22.93
Venta 23.43

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad