Monday 23 de January de 2017

La confianza ciudadana

     1 Feb 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Recientes  eventos han motivado que la credibilidad de la ciudadanía respecto a la eficacia y viabilidad de las instituciones penda de un hilo muy delgado, se respira un aire contaminado de impunidad, ira, desconfianza y corrupción.
Y no es un asunto menor, es necesario analizar minuciosamente la situación, no puede pasarse por alto el sentimiento generalizado de la ciudadanía, resultan preocupantes las aseveraciones respecto a la necesidad de emprender una lucha, y no se refieren a una lucha pacífica, para hacer reaccionar a la autoridad.
En los últimos días eso es lo único que se escucha, en efecto, como señala Francisco Javier Acuña, compañero de este espacio, es manifiesto el “coraje cívico”, la ciudadanía está cuestionando la labor  de las instituciones aún por la ruta pacífica, pero si ese sentimiento no se observa y atiende, se corre el riesgo de que la ciudadanía exteriorice su coraje por otras vías.
El Estado debe estar alerta, analizar fríamente las razones del descontento y en su caso analizar las estrategias que combatan esa desconfianza, máxime si todas sus acciones, se supone, están orientadas a procurar el bienestar de la sociedad que está en su base.
En los últimos años el discurso de los gobernantes ha estado enfocado a desdeñar la actuación  de las autoridades en el pasado, argumentando que la corrupción y la ineficacia que imperaron antes, lesionaron la credibilidad y la confianza ciudadana.
Partiendo de ese argumento, han establecido como un eje rector de su gobierno el trabajar para recuperar la confianza ciudadana, combatiendo la corrupción y la impunidad, garantizando el ejercicio de sus funciones en apego estricto a la ley.
Sin embargo las situaciones en que se han visto envueltas algunas instituciones recientemente, que han evidenciado el abuso en el ejercicio del poder público o la omisión en la aplicación de la ley  con los resultados que ya todos conocemos, contradicen ese discurso.
Claro está entonces el porqué del “coraje cívico”, sentimiento que alcanza a todas las instituciones, tanto a las públicas, como a las que tienen el carácter de ciudadanas, todas de uno u otro modo se han visto envueltas en situaciones que dan elementos de crítica  a quienes ya era sus detractores y desaliento para quienes aún confiaban en su eficacia.
La Suprema Corte de Justicia de la Nación, órgano que rara vez se veía envuelto en escándalos, por el contrario, generalmente era el encargado de resolver las controversias en las que se pudieran ver envueltos los otros, se ha mantenido en el ojo del huracán desde hace meses.
Desde la discusión del primer proyecto sobre el caso Cassez y hasta la resolución que otorgó el amparo que motivó su inmediata liberación, ha sido objeto de innumerables críticas, tendientes, la mayoría, a valorar el alcance y límites de sus funciones.
Esta resolución ha sentado un precedente, de ahora en adelante su actuar estará bajo la lupa, sobre todo tratándose de amparos por violaciones al debido proceso.

Docente -Investigadora de la UAZ




Lo más leído
Choca de lleno un Caribe contra un autobús  
Se queda Chicharito sin novia y boda 
Reitera Tello la importancia de valorar al Cobaez; hay que ir al fondo, dice 
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
10 beneficios de cantar  
Prepara Hacienda precio máximo para gasolinas en febrero 
Firma Trump salida de Acuerdo Transpacífico 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad