Saturday 21 de January de 2017

La Corte: entre la vida y la muerte

     4 Oct 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Las acciones de inconstitucionalidad que promovieron las comisiones de derechos humanos de los Estados de Baja California y de San Luis Potosí ante la Corte, tienen el estigma de una colisión de derechos fundamentales.
Por un lado los impugnadores defienden el derecho a la libertad que tiene la mujer para decidir sobre su cuerpo, que es un derecho ya consolidado, y por otra parte los estados impugnados defienden el derecho a proteger la vida desde la concepción, que se puede traducir en un derecho en consolidación.
Ambos derechos se pueden dirimir a través de amparos ante la Corte, utilizando esta los métodos de interpretación de la ponderación, de la proporcionalidad y en los tratados internacionales.
De hecho la sentencia de la Corte va en el sentido de dejar sin efecto la acción de inconstitucionalidad de las normas locales porque no se cumplió con la votación requerida de los ministros de la Corte, se necesitaban ocho votos y fueron siete.
Pienso que no existe el punto de referencia en la Constitución General para solicitar la invalidez de una Constitución local cuando aquella carece del contenido material y del rango formal sobre la definición de la vida. Es decir, en el catálogo de derechos fundamentales de la Constitución no existe el concepto de vida.
Sin embargo, quien sí fija esta definición es la Convención Americana de Derechos Humanos, bien llamado el Pacto de San José, y en su artículo 4 dice que toda persona tiene derecho a que se le respete la vida a partir del momento de la concepción y remata diciendo que nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.
Sin embargo, el estado mexicano no puede echar mano de esta disposición legal porque firmó en 1980 una reserva de interpretación sobre este concepto y de acuerdo al artículo 133 es el Senado quien puede quitar este impedimento.
No me explico cómo la Corte en el 2007 declara la constitucionalidad de la ley penal del Distrito Federal en donde se le permite a las mujeres la interrupción de la vita fetal antes de las doce semanas de maternidad.
Aquí también hubo un enfrentamiento de derechos fundamentales, en donde salió ganando el derecho consolidado de  reproducción de la madre y, en donde la Corte decidió sin tomar en cuenta algún contenido o rango constitucional y, peor aún se desconoce si existe un tratado internacional en donde se establezca como derecho de la mujer el aborto voluntario.
 Esta involución de los derechos fundamentales de las personas validó para que 55 mil 715 mujeres hasta abril de este año abortaran en la Ciudad de México. Esta cifra es equivalente a las 50 mil muertes que van como consecuencia del combate al crimen organizado.
Únicamente con la diferencia que las vidas que se pierden producto de la permisión del aborto nadie las defiende y, las últimas son producto de la razón de ser del estado.

*sergio16garcia@gmail.com




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
La nueva casa de El Chapo: penal de mafiosos y terroristas 
Acusan de violación al Cabrito Arellano; se trata de su sobrina   
Capturan a un hombre en posesión de un arma tras herir a otro 
La Sedena denuncia sitio de internet apócrifo 
Anuncia Tello apoyo de $3 millones para cronistas del estado 
Pide PRI resguardo de sus instalaciones por amenazas de Arne
Derrumban los vientos una barda de ladrillos y cae en un auto   
Sorprende extraño fenómeno en cielo de Michoacán 
Millones de mujeres marchan en todo el mundo contra Donald Trump
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad