Tuesday 17 de January de 2017

La cultura política de la clase gobernante

     3 Nov 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

A principios de los años sesenta del siglo pasado se empezó hablar del concepto cultura política, varios investigadores y analistas comenzaron a cuestionar cuales eran las características que identificaban a determinadas sociedades o países, no sólo en cuanto a Instituciones Políticas establecidas como sufragio universal, elecciones libres y transparentes, un sistema de justicia eficiente, sino, con base a comportamientos, actitudes, creencias, ideales, respeto a los normas y tradiciones, es decir, el conjunto de elementos que configuran la percepción subjetiva que tiene una población respecto del poder.
Dentro de los principales parámetros para medir el grado de cultura política de una sociedad son los conocimientos relativos al sistema político, es decir, cuáles son las Instituciones, quiénes las conforman y cuáles son las fuerzas políticas, el otro sería las orientaciones que se tienen a dicho sistema, como puede ser la indiferencia, rechazo y rigidez a esas fuerzas políticas, o en su caso, la adherencia, confianza y tolerancia, y finalmente las normas, el derecho y deber de los ciudadanos a participar en la vida política y aceptar las decisiones de la mayoría.
La cultura política se basa principalmente en ese grado de conocimiento, orientación, y derecho de los ciudadanos a su sistema político, en caso contrario, si hablamos de la clase gobernante debemos aplicar los mismos parámetros para poder decir que tenemos una clase política con una cultura del sistema. En este caso surge el cuestionamiento ¿Qué nivel de cultura política de acuerdo a sus roles y resultados tienen la clase gobernante?
Sin duda la cultura política de las elites desempeña un papel fundamental al definir los temas en el debate político, influir en la opinión pública, y sobre todo tomar decisiones importantes para la estructuración del sistema, en nuestro caso, la reforma política, los gobiernos de coalición, o la tan esperada reforma del Estado, para así llegar a consolidar nuevas instituciones.  Esta situación en muchos casos no es posible debido a una falta de cultura política de la clase gobernante, la cual no permite tener consenso acerca de las normas y reglas del juego, lo que en muchas ocasiones hace que no se cuente con una autoridad políticamente responsable, requisito fundamental para hablar de una cultura política democrática.
Los debates estériles en la Cámara de Diputados federal, la falta de acuerdos en cuanto a la reforma política, un año sin nombrar a los consejeros del IFE, gobierno faltos de transparencia y rendición de cuentas entre muchas otras cosas, nos hace pensar en la necesidad de una cultura política de la clase gobernante, una profesionalización, que, aunado a la cultura y participación ciudadana permitan una mejor relación entre gobernantes y gobernados, pero sobre todo mejores resultados de los primeros.

*Presidente de Jóvenes Comprometidos A.C.
twitter @jfdelreal




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.62
Venta 22.12
€uro
Compra 22.99
Venta 23.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad