Monday 16 de January de 2017

La educación de Castañeda

Lo más errado en el perfil que Jorge G. Castañeda hace de la maestra es considerar, habiendo estado tan cerca de ella, que ejerce la política sin estrategia, sin cuartel y sin garantías

     18 Jul 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El domingo antepasado el suplemento Enfoque del periódico Reforma (julio 10, 2011) le dedicó su portada, espacio principal y páginas centrales a las confesiones de Jorge G. Castañeda sobre su relación con la maestra Elba Esther Gordillo. Está por demás decir que varias de esas revelaciones debieron haber quedado en el espacio ético de lo privado, pero no fue así. Y al hacerlo del dominio público, requiere de muchas respuestas, precisiones y correcciones.

Algunos de los aludidos directamente responderán, o no, en su modo y tiempo, pero en mi calidad de Presidente de la Fundación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), también es mi responsabilidad y deseo expresar mi opinión, y lo hago en este espacio al que tengo acceso, gracias a la disposición de la directora de este medio. Una alternativa hubiera sido enviar una carta, pero la importancia de los actores involucrados y los temas referidos exigen un mayor espacio disponible.
Me parece loable que Jorge G. Castañeda le reconozca a la maestra Elba Esther Gordillo que con él "ha sido una amiga solidaria...  que en los momentos difíciles ha estado siempre presente..." (Enfoque, julio 10, 2011). Hoy Castañeda, se puede decir, se suma a la denostación de una líder política en una coyuntura compleja, de definiciones con trascendencia nacional. Pero esa es su prerrogativa personal como intelectual de la política; recurrir más a Freud que a Weber para su análisis.
Lo más errado en el perfil que Jorge G. Castañeda hace de la maestra Gordillo ("Amiga, sindicalista, aliada y adversaria") es considerar, habiendo estado tan cerca de ella, que "Elba Esther Gordillo ejerce la política sin estrategia, sin cuartel y sin garantías”. Si por estrategia Castañeda se refiere al apoyo a su propia carrera personal (en busca de la Secretaría de Educación Pública, el Panal, etc.), quizás tiene razón. Si se refiere a la conducción de los asuntos sindicales, sin embargo, cualquiera que haya estado cerca de ella incluso un solo día, sabría que hay pocos políticos en el México moderno de las últimas décadas con mayor visión estratégica de la política o la educación. Se lo han reconocido expresamente al menos cuatro Presidentes de la República, el actual Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría, docenas de gobernadores y los principales líderes empresariales del país.
Y también, contradictoriamente, el propio Castañeda reconoce el nivel que ocupa la maestra en la política nacional, cuando escribe que: "ella es el único punto de apoyo de la palanca en el que un Arquímedes educativo podría apoyarse para transformar" el sistema educativo en México. Pero aquí Jorge G. Castañeda vuelve a mezclar lo personal con lo político. Para él, hoy, Elba Esther Gordillo sólo sería una estratega si adoptara la "causa" de los críticos del sindicato de maestros. Eso no se lo pidió cuando fue su inquilino, pero ahora forma parte de su agenda política.
Los sindicatos en México (y el mundo) han sufrido un proceso de transformación profundo en los últimos treinta años. Hoy no se les puede ver como si fueran las mismas organizaciones que tuvieron vida en el apogeo del Estado nacional, entre los 40 y los 80. Hoy son organizaciones diferentes en el interior (con sus agremiados) y en el exterior (en sus lazos con el sector productivo): ha cambiado la posición estratégica que ocuparon.
Un caso evidente es el de los ferrocarrileros, pero también el de los telefonistas, los trabajadores de la construcción y de otros sectores que estuvieron ligados a la fuerza del Estado, o que incluso pudieron enfrentarse a este en alguna coyuntura del siglo veinte por su ubicación estratégica en la economía nacional. En la actualidad tienen un peso relativo distinto.
Pero hay  excepciones: el de los electricistas, como ejemplo, representados históricamente por el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), que ocupan un papel central en un área estratégica de la economía nacional. Otro ejemplo, son los petroleros. Se trata de un sindicato dentro de un enclave de la economía nacional, que goza de cierta autonomía y ha logrado mantener su poder.
Y, por supuesto, también están los trabajadores de la educación, que por su número, extensión, presencia y vinculación estrecha con la sociedad tienen una posición estratégica en la vida social y política de nuestro país. Por ello, existen fuerzas, nacionales y mundiales, interesadas en debilitarlos (ver The Economist, enero, 2011)
Con excepción de estos sindicatos, y de algunos otros con características particulares, se ha debilitado el papel de las organizaciones sociales en la política nacional. Y a los que subsisten, constituyen una fuerza representativa de los trabajadores organizados colectivamente (algo que el "mercado" desprecia), se les ha querido descalificar: en vez de reconocer su fuente de autoridad en la sociedad y en la Constitución. Por ello, se les busca denominar peyorativamente como "poderes fácticos".

*Presidente de la
Fundación SNTE




Lo más leído
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
Ajuste salarial sólo ahorraría 182 mdp; recorte para alta burocracia
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
Ante el 'gasolinazo', conoce las alternativas energéticas
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Los Steelers buscarán revancha ante Pats en final de Americana
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.65
Venta 22.15
€uro
Compra 22.97
Venta 23.47

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad