Saturday 21 de January de 2017

La estela corrupta de Felipe Calderón

Tren Parlamentario

     27 Mar 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) es, desde enero de 2000, el órgano coadyuvante de la Cámara de Diputados para la revisión de la cuenta pública, y ha sido, desde entonces, si acaso el único órgano técnico y autónomo que más dolores de cabeza ha causado al Ejecutivo Federal, dentro de ese juego de pesos y contrapesos en que están trenzados los poderes Legislativo y Ejecutivo.
Cuando, a la ASF, diputados y senadores la forjaron en la 58 Legislatura (1997-2000),  la puja por controlarla se convirtió en una virtual batalla entre el PRI y el resto de los partidos políticos.  
Los priístas, desde un principio, pretendieron que la Auditoría Superior se incorporara al concierto de instituciones simuladoras de democracia que hay en el país; pero los opositores -de manera singular el PRD de entonces, el PT y Convergencia- bregaron a contracorriente con denuedo y lograron construir un órgano técnico con algunas facultades importantes, como la de exigir a todas las dependencias de la administración pública federal que les entregasen información siempre de primera mano.
Fueron más las debilidades que las fortalezas con que la auditoría de marras nació, pero la oposición fue ganando terreno, y hubo un momento en que el PRI -siendo oposición- se sumó en el Congreso de la Unión para reformar la Ley Orgánica de la ASF y robustecerla.
No sin caídas y trompicones, la ASF al paso de los años ya se convirtió en el referente más sólido en México en la materia de la rendición de cuentas. Y es por ello que ya causará, sin duda, un gran estruendo el pronunciamiento técnico que acaba de emitir a través del documento que dio en llamar Informe sobre la Fiscalización Superior del Monumento Estela de Luz 2009-2011, y que dio a conocer este martes 25 de marzo, en pleno comienzo de la Semana Santa.
La Auditoría Superior de la Federación ha denunciado que la Secretaría de la función Pública “falló en la inspección y vigilancia de la construcción de la Estela de Luz y también fue omisa en sancionar a los funcionarios que propiciaron diversas irregularidades en la proyección, ejecución y supervisión de la obra”.
La Secretaría de la Función Pública tiene la función de ejercer el control interno en México; al menos en la teoría. Su antecesora, la Contraloría General de la Federación, fue inventada por Miguel de la Madrid para eso, precisamente, y coadyuvar desde las entrañas de la administración pública federal a combatir la corrupción. Recuérdese que el lema de campaña y, después, de gobierno de de la Madrid fue el de la “renovación moral”, esto en alusión -y a manera de desmarque- del sino corrupto con que había concluido el sexenio de José López Portillo.
Pero entonces, como ahora, en los tiempos de las presidencias panistas, la Contraloría, después transfigurada en Secretaría de la Contraloría General y actualmente Secretaría de la Función Pública sólo eran actores de una gran farsa: la de hacerse contrapeso desde adentro del gobierno.  
Han funcionado a los presidentes de la República en turno para justificarse, pescando peces chicos, es decir, burócratas de medio pelo para abajo caídos en desgracia por su propia ambición. Pero nunca peces grandes o gordos.
Con el documento de marras, la Auditoría Superior de la Federación acaba de propinar un caballazo de marca mayor a la Función Pública. Pero más que a ésta, a Felipe Calderón Hinojosa, a quien, por su faltara, lo ha refundido oficialmente en el mismo casillero de la corrupción y la impunidad donde una vez estuvieron presidentes como José López Portillo.
Gastos excedidos de 349 millones a 1 mil 246 millones de pesos; retrasos de terminación de obra de hasta 16 meses, y pagos injustificados hasta por 399 millones, son los tres datos sobre los cuales la ASF ha afincado la acusación que acaba de hacer a la Secretaría de la Función Pública, cuyo titular entonces era Salvador Vega, ahora metido a senador por el Partido Acción Nacional y a quien, nada más pasando la Semana Santa, se le verá tragando aceite por litros, buscando justificaciones de donde se pueda y como se pueda.
Estribo
Un tema siempre sensible en días de Semana Santa ha sido el de la trata de personas, el delito que más ha enriquecido al crimen organizado, después del tráfico de estupefacientes y el secuestro.
La diputada Crystal Tovar ha recordado, desde su condición de integrante de la Comisión Especial de Lucha contra la Trata de Personas de la Cámara de Diputados, que en México diariamente desaparecen tres personas, principalmente mujeres y niñas, con fines de explotación sexual.
Y una de las herramientas que más utiliza la delincuencia organizada en torno de la trata de personas, son el Facebook, el Twitter, los chats y los correos electrónicos. La diputada Tovar hizo un llamado a la sociedad mexicana a que supervisen a sus hijos, sobre todo quienes son menores de edad, cuando utilizan esos recursos de la Internet.
La trata de personas está causando estragos, dijo la legisladora, en entidades como Chiapas, Tlaxcala, Quintana Roo, Jalisco, Chihuahua, Tamaulipas, las dos Baja Californias, Oaxaca, Guerrero y Veracruz.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad