Thursday 19 de January de 2017

La fe como condición fundamental para agradar a Dios

El Día del Señor

     14 Aug 2011 03:40:00

A- A A+

Compartir:
La mujer cananea no desistió y pidió ayuda a Jesús.
La mujer cananea no desistió y pidió ayuda a Jesús.

INTRODUCCIÓN
En la medida que pasa el tiempo en la vida de cualquier persona y especialmente en la vida de los cristianos, se va dando cuenta uno que la fe como virtud teologal es una condición sólida y fundamental para encontrar y realizar el proyecto de vida que cada uno tiene y puede desarrollar. De otra manera la vida carece de sentido y sin brújula que indique el norte a seguir.
Es sumamente difícil vivir sin fe, porque, admitámoslo o no, la presencia en este mundo y de generación en generación con sus correspondientes circunstancias históricas y culturales, está sujeta a muchas pruebas y retos que deben sortearse para salir adelante con entereza, confianza y creatividad.
Sin fe, se corre el riesgo de llevar la existencia de manera que se clausura en sí misma.
Aquí recordamos aquel dicho inmemorial en el tiempo pasado y que consideramos ahora en nuestro presente: “Comamos y bebamos que mañana moriremos”.
Si la vida es tan limitada y tan fugaz, qué rumbo tiene el haber nacido si está lleno de amarguras y desalientos que muchas veces han hecho que algunos caigan en la depresión y desesperación, llegando incluso a una situación en donde se presenta el peligro del suicidio como desenlace terrible de una vida sin justificación, sin el amor y el santo temor de Dios y sin el apoyo de los semejantes.

LA FE INCONDICIONAL Y TENAZ DE LA MUJER CANANEA EN EL EVANGELIO DE ESTE DOMINGO
El evangelio de esta celebración eucarística dominical nos narra el episodio de la vida de Cristo, cuando éste se retira a la comarca de Tiro y Sidón, en el Líbano de ayer y de hoy, y aparece una mujer cananea o pagana quien se puso a gritar: “Señor, hijo de David, ten compasión de mí. Mi hija está terriblemente  atormentada por un demonio”.
A esta plegaria la actitud y la respuesta de Cristo se fue desarrollando y manifestando como pasos de un proceso.
Primero, se queda callado. Los discípulos lo presionan para que dé respuesta a la mujer, pues iba detrás de Jesús y ellos que le acompañaban, gritando sin callarse.
Jesús les responde de manera aparentemente dura: “Yo no he sido enviado sino a las ovejas descarriadas de la casa de Israel”.
La mujer no desiste, se acerca a Jesús y postrada ante él, le dijo: “¡Señor, ayúdame! Él le respondió: No está bien quitarles el pan a los hijos para echárselo a los perritos. Pero ella replicó: Es cierto, Señor, pero también los perritos se comen las migajas que caen de la mesa de sus amos.
“Entonces Jesús le respondió: Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas. Y en aquel mismo instante quedó curada su hija”.
Esta mujer cananea, extranjera y extraña para el pueblo de Israel, ha manifestado para su tiempo y para toda la historia del cristianismo, una fe  incondicional, confiada, firme, tenaz, segura, llena de total esperanza, humilde y sincera.
En ella aparece la respuesta de su fe con el favor que Cristo le concede como el Mesías Salvador, cuya misión y obra de salvación no tienen fronteras.
Ella ha sido ejemplo maravilloso de una confianza en Dios manifestada en la persona, en las palabras y en las obras de Cristo, el redentor y salvador de todos los hombres de cualquier pueblo, raza, cultura, lengua y nación.

NUESTRO ENCUENTRO ACTUAL CON CRISTO, EL SALVADOR
Iluminados por este relato bíblico de Cristo y la mujer pagana cananea, ¿qué interrogantes se nos plantean a todos y cada uno de los que creemos en Jesús en un tiempo de situación global y compleja que nos ha tocado vivir? ¿Cómo responder, siquiera a interrogantes tan esenciales e ineludibles, como, para qué fin fuimos creados? ¿Será posible vivir en este tiempo de peregrinación hacia el más allá sin fe en Cristo, nuestro salvador? ¿Las penas, sufrimientos, enfermedades, desastres naturales, mundo de violencias y crímenes podremos trascenderlos sin la gracia de elección que Jesús ofrece a todo aquel que crea en él como la mujer cananea?
Ciertamente, Jesucristo es la resurrección y la vida.
Él ha llenado de bendiciones, alegrías y esperanzas nuestras vidas tan fugaces y tan transitorias en el espacio y el tiempo históricos, dentro de los cuales se despliega la vida y el ser de cada uno en el concierto de la creación, elevada por la gracia divina al plano sobrenatural, para descubrir entonces, que a pesar de la cruz, las pruebas que afrontamos, no nos separan de Cristo quien dio la vida por nosotros en el ara de su cruz, dándonos la esperanza feliz de nuestra futura salvación en esta historia y más allá de ella en la eternidad.
 
CONCLUSIÓN
Vienen a mi mente las palabras de Jesús que han tomado cuerpo y espíritu en el alma de la mujer cananea, quien obtuvo la liberación de su hija de un terrible demonio: “Pidan y se les dará; busquen y hallarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama se le abrirá”, Mateo 7, 7.
¡Hagamos nosotros lo mismo que la mujer cananea y a pesar de los pesares, en medio de las sombras y luces de nuestras vidas, recibiremos el milagro y el fruto de una fe inquebrantable, que nos comprometa y llene de alegría y esperanza en la unidad y el amor fraternos, con los cuales Cristo bendice ahora y para siempre nuestras vidas!..
*Obispo Emérito de Zacatecas




Lo más leído
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
Extraditan a El Chapo Guzmán a Nueva York 
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
Alcalde Pérez, libre; los afectados se recuperan, pero temen por su seguridad 
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
No desaparecerá el Cobaez, revisaremos contrato colectivo de trabajo
Aplica la Profeco sellos de suspensión en siete tortillerías 
#Video Vuelve Gorillaz con canción contra Donald Trump 
Le quitan la vida a un hombre en la colonia Lomas de Plateros 
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.92
Venta 22.42
€uro
Compra 23.36
Venta 23.86

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad