Tuesday 17 de January de 2017

La flema inglesa

CARTAS DESDE EL EXILIO

     7 Feb 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Charlábamos Don Elio de Bernárdez y yo sobre el escándalo nacional construido a raíz de la anodina sátira hecha a los mexicanos por los conductores ingleses del programa "Top Gear".
Llama la atención la escasa creatividad de estos señores de la televisión británica para crear escenarios humorísticos, sobre todo si consideramos la vena irónica y fina que siempre ha distinguido a cómicos e intelectuales de aquella pujante nación.
Nada tiene de agudo y vivaz el empleo de estereotipos decimonónicos para referirse a la condición del mexicano actual mediante la equiparación de ésta con las características de un coche fabricado por connacionales, incluso el tufillo colonialista es absolutamente descarado y, por ello, impresentable, me decía Don Elio.
Esta actitud forma parte de la ceguera eurocéntrica que siempre olvida los descomunales
rastros de sangre que dejó su
aventura por la conquista planetaria.
Hoy las armas para difundir la experiencia occidental no son militares, las redes simbólicas han tomado la vanguardia de la sempiterna colonización de las conciencias.
Pero es necesario configurar una adecuada predisposición para que la tendencia del conquistador sea aceptada por el receptor.
Y es en este intersticio donde brotan los actos de resistencia, donde se ponen en juego filtros y concepciones alternativas de vida.
No cabe duda que los lenguaraces conductores británicos no hicieron más que reiterar con brillante pereza una añeja idea: los márgenes del Imperio son excéntricos y exóticos, agrestes y ajenos a la prístina nobleza de Occidente, como ya lo había insinuado el mismísimo Marx en el siglo 19.
Es decir, para los ojos del desarrollo, la periferia está plagada de monstruos irracionales y de seres premodernos que se devoran a sí mismos.
Me comentaba Don Elio, con sorna, que acaso los presentadores de la BBC hubiesen ganado nuestro afecto si hubiesen intentado una comparación del coche con el actuar de los políticos mexicanos.
Por ejemplo, podrían haber dicho que el vehículo es semejante a éstos porque siempre marcha en reversa.
O que el auto, con un camuflaje disponible para las elecciones en colores azul, verde, amarillo y rojo, permitiría cambiar rápidamente de fachada a su conductor.
O que la dirección hidráulica es tan veloz y silenciosa que nadie podría percatarse del cambio de orientación: de derecha a izquierda y viceversa.
O que el radio cuenta con una sola estación donde se repite sin cesar el mismo discurso.
O que los faros iluminan no hacia al frente, sino hacia el conductor para darle la sensación de que está siendo aclamado por un público extasiado.
Por desgracia, los conductores de “Top Gear” optaron por la flema vulgar y somnolienta.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 22.98
Venta 23.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad