Tuesday 17 de January de 2017

La historia en la Constitución

     8 Feb 2013 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Nuestra Constitución, como obra original promulgada en 1917 y las múltiples reformas y adiciones que ha sufrido a lo largo de 96 años reflejan, elocuentemente, los caminos andados por el pueblo mexicano.
Desde los factores que la motivaron hasta la última de sus modificaciones son muestra fehaciente del interés del pueblo por buscar mejores condiciones de vida, trabajando siempre en el perfeccionamiento de su sistema político, sistema que de ella emana y cuyo destino y funcionamiento depende, precisamente, de lo que ahí se ha plasmado.
El propio origen revolucionario de nuestra Constitución cuenta una gran historia, la historia de un pueblo que decide luchar por sus derechos y que exige que en su ley fundamental queden plasmados los logros de esas luchas.
La legitimación de la Constitución de 1917, texto que nace a pesar del principio de inviolabilidad que consagraba la de 1857, se dio precisamente porque en ella se recogieron las ilusiones y los anhelos de toda una nación, en ésta quedó plasmado, precisamente, el tipo de país que entonces se deseaba tener.
En este texto formal encontramos, los capítulos de la reciente historia de México, cada paso de nuestra evolución está plasmado en los 136 artículos que la integran, y en las más de 200 reformas que cuentan a detalle los grandes acontecimientos que le  han permitido caminar hacia el progreso.
Sin duda, todas las reformas constitucionales han tenido la mejor de las intenciones, han estado siempre encaminadas al fortaleciendo del sistema de gobierno y a la protección de las garantías de los individuos que están en su base.
Pero al parecer aún no son suficientes, primero, porque nuestra ley fundamental no es perfecta y, segundo, porque los acelerados cambios que vive la sociedad exigen la inmediata adecuación de la ley a sus nuevas necesidades y condiciones.
Para muchos, la Constitución de 1917 perdió ya su esencia a consecuencia de las más de 200 reformas, señalan que una nueva Constitución sería lo que el país requiere, otros argumentan que nuestra Constitución aún tiene mucho que dar, pero para el futuro de México se requiere proponer una real reforma, una reforma de fondo, de forma se le han hecho varias y su impacto es más que evidente.
La historia de México la escribimos los mexicanos, hagamos una pausa entonces y reflexionemos sobre lo que hemos escrito hasta ahora: ¿refleja realmente lo que hemos querido para México?
Peor aún, ¿conocemos nuestra Constitución? Si la respuesta es no, entonces no conocemos nuestra historia y por tanto estamos condenados a repetir los errores, que hasta, ahora han impedido lograr el modelo de país que anhelamos.
En el arranque de este nuevo gobierno se han anunciado varias reformas constitucionales, estemos atentos al análisis y debate de las mismas, porque probablemente sobre estas comience a escribirse el futuro de México y tal vez ni siquiera nos demos cuenta.

*Docente investigadora de la UAZ
angelicavelez@live.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 22.98
Venta 23.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad