Monday 23 de January de 2017

La historia en llamas

     20 Apr 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

Tal parece que algo o alguien se aferran a borrar de la faz de la tierra todo lo que tenga relación con la historia del pueblo minero. Es como si se pretendiera ocultar lo que quizá no deberíamos saber.
Dispersos testimonios nos traen a la memoria todo lo que se ha destruido no se debió a cuestiones meramente circunstanciales. Fue invariablemente consecuencia de situaciones derivadas a las aberrantes decisiones de supuestos caudillos o vulgares bandoleros, presuntos culpables de la desaparición de los diversos archivos que guardaban las evidencias de nuestros orígenes. Encontramos que el fuego ha sido el elemento más utilizado para destruir las evidencias que se refieren a las raíces del Fresnillo.
En ésta modesta aportación abundaremos en cómo han sido extinguidos nuestros archivos históricos. El primero que por fortuna sí se tienen evidencias fundamentales ocurrió el 21 de mayo de 1911. Fue cuando llegaron las huestes del revolucionario Delfino Rosales.
Entre innumerables tropelías cometidas por los dizque revolucionarios un crimen sin nombre las superó: incendiaron la Casa Consistorial sede de los poderes municipales desde el año de 1737, reduciendo a cenizas al palaciego inmueble y con ello el archivo histórico ahí depositado se perdió para siempre.
No cabe duda, el año de 1911 fue fatal para el patrimonio histórico del pueblo. Es cuando ocurre la pérdida del antiguo Hospital de Nuestra Señora de la Concepción y parcial del templo adjunto.
Resulta que otro revolucionario fue el causante de semejante agresión. Sucedió el 12 de abril de 1911 al llegar a la población la gente comandada por Luis Moya. Las llamas también destruyeron las escuelas uno y dos para niños y niñas.
 El 7 de marzo de 1927 una vez más la presencia de gente armada en la ciudad trajo como consecuencia la destrucción total de archivos conservados en la parte alta del antiguo presidio o fortín militar que se construye en 1568 (edificio que ocupa la Presidencia Municipal ).
En esta ocasión no fueron culpables los revolucionarios, le corresponde a los cristeros que eran comandados por Perfecto Castañón y Pedro Quintanar; de paso destruyeron lo que encontraron en el templo parroquial. A finales de los 30s una vez más el fuego causó estragos en bienes patrimoniales. Los afectados en esta ocasión fueron comerciantes establecidos en el centro citadino.
Las instalaciones del  Mercado de la Carne y Derivados fueron consumidas en su totalidad. El suceso supuestamente accidental, trajo consecuentemente la desaparición de varios locales; en sus ruinas surgió lo que la comunidad llamaba " Los Agachados " de no muy gratas memorias para los fresnillenses.
Otro de los incendios que la historia registra en ésta ciudad minera vino a causar la destrucción parcial de las instalaciones del Club Deportivo Nacional, recinto inaugurado con toda solemnidad en 1936 y que solo se comparaba con el club Mutualista de Monterrey. Manos criminales de un grupo de jóvenes desadaptados por el hecho que no se les permitiera el uso de las mesas de boliche por no traer el calzado adecuado, en venganza prendieron fuego al edificio.
Lo anterior dejó una cauda de incertidumbre y pesadumbre. Las reacciones de la comunidad deportiva y dueños de las instalaciones se registraron de inmediato, exigían la identidad de los presuntos culpables y se les castigara severamente. Se les identificó por completo, pero aquí viene lo que jamás debemos permitir. El influyentismo, encubrimiento, proteccionismo y el "me vale m..." se hizo presente con ostentosa presunción y jamás se procedió en contra de los bravucones y abusivos jovenzuelos.
Este histórico recinto fue restaurado a finales de los setentas con un alegre sarao. Sin embargo jamás ha vuelto a ser lo que en sus primeras tres décadas lució con gallardía, honor y orgullo.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad