Thursday 23 de March de 2017

La hora de los universitarios

     16 Apr 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Vencer la inercia de un sistema no es una tarea sencilla, mucho menos si los intereses económicos y políticos abogan por conservar el statu quo. Esto es lo que hoy está ocurriendo en la UAZ. Los proyectos rigurosos y creativos, como el que encabeza Alfredo Salazar, son amenazados por fuerzas reaccionarias que poca afinidad tienen con el cultivo del pensamiento, la innovación y la voluntad de cambio social.
El actual rector ha dado sobradas muestras de que lo suyo no es la academia, ni la investigación, mucho menos el mundo cultural. Es, en todo caso, un político rancio, oriundo de la anti-cultura totalitaria y dogmática. Muy proclive a la restauración del culto maoísta a la personalidad, no titubea en autoerigirse como el benemérito de la UAZ sin ruborizarse por su escasa trayectoria personal dentro del ámbito del saber.
Más que estimular el pensamiento libre, aboga por la continuidad de los suyos y por el fortalecimiento de un sistema autocrático. Desea transformar a la UAZ en territorio político suyo, en fortaleza yerma donde la disidencia tienda a desaparecer. Para lograrlo, ha instaurado una ley electoral aberrante que debiese ser impugnada en los tribunales federales, para no permitir que los crápulas atenten contra los derechos humanos por los que muchos de nosotros luchamos durante décadas.
Incluso, algunos de los burócratas actuales de la universidad también lo hicieron, pero ahora cínicamente salen a los medios a tratar de convencernos de que su engendro es una criatura hermosa. En lugar de competir a través de la calidad de las ideas, los proyectos y los resultados, estos campeones de la medianía intentan usar los bienes e instrumentos universitarios como medios de coerción para seguir sacando raja del erario público.
No tienen otra estrategia, no están preparados para dar una batalla en buena lid. Pero desconocen que ha llegado el tiempo de la ciudadanía y que ésta no permitirá que arrasen con la UAZ. Así como algunos ciudadanos han impedido en Nuevo León el chapulineo político, presentando amparos legales en los juzgados, también en la universidad habrá personas dispuestas a emplear los medios jurídicos necesarios para impedir los atropellos del actual rector.
Basta leer con atención la propuesta de la planilla del maestro Alfredo Salazar para darse cuenta de la claridad, realismo e ingenio de sus propuestas. Las diversas encuestas reflejan el extraordinario calado que éstas han tenido en la población universitaria. A esto le tiene miedo el rector, en lugar de mostrar a la ciudadanía que él también es un “hombre de ideas”, prefiere utilizar la censura inquisitorial para acallar el pensamiento. Lo dicho, totalitarismo puro.

*Miembro del Sistema
Nacional de Investigadores




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.02
Venta 19.52
€uro
Compra 20.47
Venta 20.97

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad