Monday 23 de January de 2017

La Iglesia Católica y sus secretos

     13 Mar 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Ayer los medios nos han trasmitido el inicio del cónclave en el que los cardenales de la Iglesia Católica elegirán nuevo jefe de esta milenaria institución. Quizás en este momento ya sepamos o muy pronto nos den la noticia del resultado de la elección.  Entonces dará inicio un nuevo momento o un giro en el interés de los comunicadores. Con la elección del Pontífice, ¿qué nos dirán ahora acerca del elegido, de su pasado, de su mentalidad, de sus simpatías? ¿Qué acerca de la decisión de los cardenales por haber elegido tal persona? ¿Qué malévolos y secretos intereses se mueven al interior de la Iglesia?
Muchas cosas no tendrán una respuesta, no sabremos nunca. Serán sólo objeto de especulaciones más o menos bienintencionadas, o más o menos malsanas, dependiendo de quién emita sus opiniones y del interés que represente. Lo cierto es que el secreto con que se manejan los asuntos más trascendentes y delicados de la Iglesia dan pie para las más variadas interpretaciones, no sólo de los asuntos en sí mismos, que se mantienen lejos de las miradas indiscretas, sino también del porqué la Iglesia se maneja con tanto sigilo en sus asuntos. De ahí que surjan algunas visiones disparatadas de lo que sucede al interior de la Iglesia, existencia de grupos y de intereses, que nada tendrían qué ver con la finalidad para la que existe la Iglesia, a saber, la difusión del evangelio de Jesucristo.
Siempre resulta sabroso sembrar la duda y la intriga. Quienes tienen opinión pública saben bien qué es lo que vende y qué no, y todos sabemos del poder que tienen algunos para decidir lo que el gran público debe opinar, lo que debe saber y lo que se le debe ocultar. Como quiera que sea, el debate sobre el ejercicio ético de los medios de comunicación sigue abierto, al igual que el tema de lo que pertenece al ámbito de lo público y de lo privado, asuntos que merecen una seria atención.
Pero en una época en la que la Iglesia Católica ha sido tan fuertemente cuestionada por la grave problemática que en los últimos años se ha hecho pública, no deja de llamar la atención que, a pesar de ello, la mirada del mundo está atenta a lo que sucede en su interior. El Papa no sólo es el jefe de mucho más de mil millones de católicos, sino también representa un liderazgo moral a nivel mundial, y eso, nos agrade o no personalmente, es incuestionable. Mucho se podría abundar en este sentido, pero éste no es el espacio para hacerlo.
Sólo una reflexión. Nuestra actual mentalidad es adversa a las instituciones, sean de la naturaleza que sean, familiares, educativas, gubernamentales, religiosas, sociales... El que importa es el individuo. Vivimos en una sociedad narcisista, donde se exaltan las actitudes adolescentes en sentido negativo. Devastamos las instituciones pero nos valemos egoístamente de ellas, nos emancipamos de ellas sólo para vivir en una continua confusión.

*padrefelix98@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.41
Venta 21.91
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad