Thursday 23 de March de 2017

La industria cultural

Arterias

     10 Feb 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Los medios masivos de comunicación marcan pautas culturales en el mundo global.(Cortesía)
Los medios masivos de comunicación marcan pautas culturales en el mundo global.(Cortesía)

A mediados del siglo XX un grupo de académicos de la Escuela de Francfort intentó comprender los cambios sociales que afectaban al mundo a partir de los sistemas de comunicación. Consideraron que debido al poder de los medios electrónicos de aquella época (la radio y la televisión), la cultura se estaba industrializando: ahora la música ya no se escuchaba en una sala de concierto, sino en casa a través de un reproductor.
Max Horkheimer y Teodor Adorno desarrollaron una serie de postulados para investigar a los medios y la llamada “cultura de masas”, que incluía el culto por el desarrollo técnico, la repetición de mensajes y el consumo de contenidos por parte de las audiencias como mecanismo de escape.
Los productos de la Industria Cultural son aquellos se derivan de la comunicación mediática, como el cine de Hollywood  que da un valor agregado a sus contenidos: los convierte en fetiches del mercado. La ropa de temporada, la alimentación baja en grasas, la variedad de gustos televisivos (violencia, series, programas de chismes o reality shows) e incluso las figuras públicas (cantantes, políticos, comediantes, modelos o jugadores de futbol) representan lo que “está de moda”.
Ahora lo que es cultura -en la más amplia extensión de significado- desde la música popular hasta una pintura de Salvador Dalí, se integró durante el siglo XX a las industrias culturales. La publicidad y la mercadotecnia se encargaron de crean una realidad aparente del mundo cultural: personajes prefabricados, estereotipos que responden a mecanismos psicológicos definidos que a su vez ejercen control y orden sobre lo que es valioso o no en nuestra sociedad. Las Industrias Culturales agregaron sus propios valores simbólicos a las manifestaciones tradicionales.
Con la expansión de la comunicación a partir de los satélites y la globalización de la economía, los elementos que conforman las culturas locales tienden a mezclarse y conformar una cultura más híbrida. Las caricaturas que se transmiten en México son producidas por compañías extranjeras, como Nickelodeon. Estas empresas integran fragmentos alterados de diversas culturas con fines comerciales, desde comunidades latinas hasta orientales.
Actualmente existen seis grandes conglomerados de comunicación a nivel internacional que controlan la mayoría de los contenidos de las industrias culturales: Viacom, Disney, Sony, Bertelsman, News Corporation y Time-Warner.
En el caso de México un ejemplo de nuestras industrias culturales lo podemos encontrar en las telenovelas, donde la trama entre el bien y el mal tiene sus orígenes en la literatura, mientras que la puesta en escena es una herencia del teatro. En la pantalla del televisor las personas humildes viven en la marginación económica con sueldos de hambre, pero no les importa su futuro si son divertidos, bondadosos, listos y encantadores.
La Industria Cultural no sólo es un poderoso campo de información y entretenimiento para las personas, también aporta necesidades cognitivas, conductuales y culturales.
*Colaboración de Sergio Octavio Contreras.
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.02
Venta 19.52
€uro
Compra 20.47
Venta 20.97

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad