Tuesday 24 de January de 2017

La inmovilidad nos mata

Perspectivas

     27 Jun 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Los cambios en México se producen con extrema lentitud.
Es un comportamiento que se hizo costumbre luego de gobiernos priístas que mantuvieron el poder 60 años y a los que el cambio no les gustaba.
Durante 60 años México se acostumbró a una Pax Priísta o a lo que es lo mismo, a la inmovilidad.
Los únicos cambios notables fueron los que introdujo, primero, Luis Echeverría Álvarez para dejar atrás el Desarrollo Estabilizador y aterrizar en la Inestabilidad sin Desarrollo y los de Carlos Salinas de Gortari a principios de los 90 para abrir la economía y abandonar el esquema del Estado propietario de más de mil empresas paraestatales.
Luego, con la llegada del panismo a la presidencia, el PRI ha mantenido siempre los suficientes diputados para frenar las transformaciones y lo ha hecho con gran eficacia.
Los dirigentes priístas presumen siempre el número de iniciativas aprobadas; y es verdad, son muchas. Pero no hablan de la trascendencia de esas iniciativas, la mayoría de las cuales, siendo importantes, no son transformadoras.
La realidad es que con el PRI en la oposición ha sido imposible hacer una verdadera reforma Fiscal, rechazaron la de Vicente Fox en 1991; Energética, diluyeron la de Felipe Calderón en 2007 o Política, que cambiaron por reformas retrógradas al Codigo Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE).
Es decir, los tres grandes ejes de la transformación del país, reformas Tributaria, Energética y Política, simplemente se han atorado con el PRI como oposición.
Aquella frase de que "se hunda Fox aunque se hunda México" y que se mantiene hasta ahora, no fue invento de algún columnista, sino estrategia política de quien desde hace una década es el principal partido en la oposición, el PRI.
Las consecuencias de este freno a las transformaciones del país son muy graves: falta crecimiento y, por lo mismo, oportunidades para que millones de mexicanos salgan de la pobreza.
La economía mexicana creció raquíticamente entre los años 70 y el 2000 debido a que la inflación y las devaluaciones mataron el crecimiento.
Y siguió así a partir del 2000, ciertamente por las crisis económicas internacionales, la del 2000 y 2001 por el ataque a las Torres Gemelas y la del 2009 por el colapso financiero internacional.
Pero también, porque México ha sido incapaz de transformar los que debieran ser pilares de su crecimiento.
Seguimos con un marco fiscal que por la parte de ingresos nos hace dependientes del petróleo, que es complicado e injusto porque deja vía libre a millones de agentes económicos para que no paguen impuestos y por la parte de egresos no obliga a la transparencia, a la rendición de cuentas y a la eficacia en lo que se gasta.
Con un marco energético basado en un monopolio petrolero estatal que nos hace casi únicos en el mundo y que de no cambiarse provocará que en unos años más dejemos de ser productores de petróleo.
Y con un marco político que amarra y hace deficientes a las instituciones y que no alinea los incentivos para modificar el comportamiento de la clase política.
Por eso no crecemos y por eso, millones de mexicanos no pueden dejar la pobreza; por eso, seguimos siendo una nación mediocre en todos sus resultados.
Hasta el próximo lunes con nuevas…PERSPECTIVAS.

*Dipuado federal




Lo más leído
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.29
Venta 21.79
€uro
Compra 22.87
Venta 23.37

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad