Monday 16 de January de 2017

La inseguridad de los seguros

     19 Feb 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Enfermarse es un lujo que pocos se pueden costear, no sólo por los altos precios de la consulta de los médicos y los medicamentos, también porque se pierde mucho cuando la salud se ve afectada y contar con un seguro público o privado no le asegura nada.
En una sociedad que no tiene la cultura del ahorro, pocos están preparados para enfrentar económicamente un período de afección.
Aunque muchas personas están aseguradas por instituciones de salud pública, no tienen garantía de que saldrán librados en cuanto a la economía, la dignidad o la salud. Ya enfermos, deben someterse al vía crucis burocrático y perder, por lo menos, un día de trabajo para obtener la cita y otro para asistir a la consulta. Orar por que los traten como seres humanos enfermos, no como clientes que piden fiado.
En caso de hospitalización, pedir a todos los santos que exista una cama disponible para ser atendidos y, durante el proceso, rogar para obtener el justificante de incapacidad que les conserve el empleo y la paga. Una vez atendidos, correr con la suerte de que no existan cargos no cubiertos por el seguro en que están inscritos, y que les sean entregados los medicamentos que requieren.
En cuanto a los seguros médicos privados, es imprescindible contar con dinero a la hora de enfermarse y jamás atrasarse en el pago de la prima, porque se corre el riesgo de que si alguna vez ha enfermado de algo que no le convenga a la aseguradora y se vence el servicio por falta de pago, aprovecharán el momento para cancelar su póliza o de que le pongan una claúsula para no cubrir más que ese padecimiento.
Cualquier tratamiento deberá estar ampliamente justificado y con el papeleo correspondiente, bajo amenaza de no ser cubierto. Si no fue admitido por una urgencia, deberá contar con suficiente dinero para cubrir todos los gastos y posteriormente pedir el reembolso de los recibos, y tenga la certeza de que la compañía tratará de no cubrir la totalidad del reclamo.
En todos los casos necesita estar en la capacidad económica para cubrir el deducible y el coaseguro que irá en relación del monto total que emane del padecimiento. Procure enfermarse de algo barato si no tiene recursos, ¡no se sienta seguro por estar asegurado! Y recuerde que las aseguradoras privadas no extienden justificantes legales para las personas que no asisten a sus trabajos por enfermedad.
Debería de cambiarse el nombre del servicio que se ofrece en ambos casos, ya que seguridad, de acuerdo al diccionario quiere decir, entre otras: cierto e indubitable y en cierta manera infalible, no sospechoso, asociación privada que se ocupa de la prevención y remedio de las enfermedades de las personas que abonan las primas correspondientes. ¡Todo menos seguro!
Así es que ¡mejor cuídese! Contar con un seguro no es seguro y, además de su salud, puede perder mucho si se enferma.

*Ciudadana del mundo
AnaLizaZac@hotmail.com




Lo más leído
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
Ajuste salarial sólo ahorraría 182 mdp; recorte para alta burocracia
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
Ante el 'gasolinazo', conoce las alternativas energéticas
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Los Steelers buscarán revancha ante Pats en final de Americana
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.65
Venta 22.15
€uro
Compra 22.97
Venta 23.47

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad