Tuesday 17 de January de 2017

La ley de la historia educativa

La formación y capacitación, carrera docente y evaluación del desempeño docente, son fórmulas indisolubles, y ejes del análisis, en el tránsito hacia la trasformación del modelo educativo nacional

     1 Aug 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Bajo diversos estadios históricos los maestros han sido artífices en la construcción de la identidad nacional del país, a través del proceso de enseñanza. Y de ello hay constancia en el transcurso del siglo 20, aun cuando se llegó a un punto de inflexión: los años ochentas (1982), con la crisis financiera que llevó a México a la quiebra de sus finanzas públicas

El Estado mexicano, en una palabra, imposibilitado para pagar su deuda externa. Daños colaterales: una  inflación con niveles superiores al 100% estancamiento del crecimiento económico prácticamente por una década, que lo orilló a iniciar una serie de procesos de transformación estructural en sus instituciones y en sus políticas públicas.
 

¿Y el proceso educativo?
Cierto, el estado mexicano ha sufrido varias transformaciones ligadas a periodos históricos bien definidos. Amerita un análisis de los acontecimientos más recientes del llamado México contemporáneo. Su inicio podría sincronizarse en los 60 (mucha gente lo hace en 1968 -y otros- a mediados de los setenta, en consonancia con algunas de las primeras reformas políticas del Estado).
El hecho es que en los últimos  30 años, el país ha transitado por un proceso histórico-dinámico, y al mismo tiempo complejo. En ese periodo, se modificaron todos los  componentes del Estado nacional: en su funcionamiento, en su integración, eficacia y objetivos políticos, económicos y sociales. Pero a la zaga quedó el fortalecimiento del proceso educativo, frente a la apertura comercial, a la desregulación de la economía nacional, a las políticas de ajuste administrativo, los procesos de privatización y descentralización administrativa, aunado a una restricción del gasto social y reconversión laboral, con el consecuente proceso de erosión del capital social.
Resulta irónico: en 1994 se ponía en marcha el Tratado de Libre Comercio (TLC). El país “se incorporaba” a un bloque comercial conformado también por Estados Unidos y Canadá. México debutaba en la economía mundial, sin que en el círculo de la toma de decisiones consideraran adaptar al sistema educativo a las nuevas realidades del país. De 1994 a 2010, por ejemplo, todos los gobiernos –incluidos los de alternancia política federal y estatales- no consideraron, acaso, la introducción de la enseñanza del inglés en el modelo educativo. No se meditó una segunda lengua (inglés), como una tarea estratégica para la viabilidad del país en términos de competencia mundial. Son los remanentes de ese periodo, que hicieron tácita la insatisfacción social en la transición hacia el siglo 21, sobre el estado que guardan el sistema educativo.
A nivel regional, en Brasil, Argentina, Chile, en el cono sur; República Dominicana, en el Caribe, los  docentes han fortalecido su identidad como organización gremial, pero también como profesionales que se comprometen con la calidad de la educación, al crear espacios necesarios, indispensables, básicos, para que sean reconocidos como interlocutores en cualquier reforma. Son docentes adheridos a un gremio.
 

Reformas educativas
En México ¿Hay-o no- resistencia de los docentes al cambio? El posicionamiento entorno a este interrogante ha derivado en un amplio debate público nacional incluso –para algunos sectores,  en un detonante mediático, que en la disección de su línea argumentativa evidencia, en una primera lectura, un alineamiento a un planteamiento nacional: mejorar la calidad de la educación, aunque en los hechos -y en muchos casos- no han formulado propuesta alguna para trazar, o por lo menos, esbozar un plan de obra para arribar a tal meta.
La formación y capacitación, carrera docente y evaluación del desempeño docente, hoy en día son fórmulas indisolubles, y ejes del análisis, en el tránsito hacia la trasformación del modelo educativo nacional.
La educación es un proceso  realizado fundamentalmente por los maestros. Aun con instrumentos complementarios (cuaderno, pizarrón, computadora o internet), la labor educativa se realiza de manera predominante por el capital humano. Existe educación en la sierra de Chihuahua o en la sierra chiapaneca si hay un maestro. Los cuadernos y las computadoras por si solos no generan educación. De tal manera que es natural que el maestro actúe como objeto y sujeto del proceso educativo y opine sobre éste. Es él quien lo lleva a cabo. No querer que los maestros tengan injerencia en el proceso educativo es excluir a quienes más saben del proceso y otorgárselo a burócratas o a empresarios.
La educación es un proceso que los maestros conocen mejor que nadie. Eso no significa que deba realizarse sólo por ellos. Para eso tenemos un aparato de gobierno con capacidad de planificación, organizativa y administrativa, y debería tener un papel mucho más eficiente del que ha tenido en los últimos años al organizar la labor colectiva de más de un millón de maestros, 30 millones de alumnos y más de 200 mil escuelas en el país.
Presidente de la Fundación SNTE




Lo más leído
Secuestran a dos hombres en Guadalupe
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Asesinan a taxista en Ojocaliente
Vocera de PGR descarta orden judicial contra Kate del Castillo
Aseguran un vehículo robado
El viernes será la Feria del Empleo en Calera
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Piden a SRE vigilar proceso de mexicano detenido en Letonia
Se pasa el alto y choca
Peña Nieto anuncia medidas en favor de economía y Pymes
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad