Wednesday 22 de March de 2017

La leyenda del empresario excelente

     9 Apr 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El desempleo es la principal preocupación de los españoles. Para paliarlo el gobierno propone una Ley de Reforma Laboral, que ha cosechado protestas y comentarios, pero sobre todo la convicción en buena parte de los ciudadanos de que generará más desempleo, porque desconfían del mundo empresarial.
No creen que los empresarios estén deseando contratar a la mayor cantidad de gente posible, sino que aprovecharán las facilidades de despido para reducir plantillas. Que la confianza en los políticos es poca queda patente en el hecho de que constituyan la tercera preocupación de los españoles. Pero ¿qué ocurre con los empresarios?
Desde los años 70 del siglo pasado el mundo empresarial se ha visto inundado de expresiones éticas: dirección por valores, códigos éticos, auditorías éticas, responsabilidad social empresarial, códigos de buen gobierno, banca ética, etc. Y, sin embargo, la crisis parece mostrar que las declaraciones no se han plasmado en las realizaciones, y esa disonancia hace que las gentes no perciban a las empresas como aliadas en una mejor sociedad.
Pero eso no es bueno, ni para las empresas ni para la sociedad que necesita empresas capaces de crear puestos de trabajo, de generar la riqueza material e inmaterial indispensable para que cada quien pueda elegir sus planes de vida buena.
Decía el filósofo MacIntyre que se puede detectar la moral distintiva de una época y lugar a través de sus personajes morales, y ponía ejemplos de ello. Al leerlo me preguntaba cuáles serían los personajes de una época crucial en la historia de España y llegué a la conclusión de que serían el soldado, el santo y el pícaro. El soldado busca gloria y fortuna; el santo, la salvación del alma ajena y propia; el pícaro es el antihéroe, que pretende sobrevivir a costa de la estupidez ajena.
Pero ninguno de ellos se relaciona con la producción de riqueza material o con el comercio de mercancías. Tal vez sea ésta una de las razones por las que España no prosperara económicamente.
En nuestra literatura apenas se encuentran obras cuyos personajes sean empresarios, convertidos en héroes a los que imitar. El pensamiento progresista no incluye en sus relatos a los empresarios entre sus personajes morales.
Habría que contar buenas historias. Pero historias verdaderas. Como que una empresa crea 20 puestos de trabajo al día, hace fijos a los trabajadores, monta guarderías para ellos, ofrece buenos productos con buen precio, cuida del entorno social.
Es tiempo de escribir el relato verídico de los empresarios que sobresalen por sus buenas prácticas. Y es tiempo de hacerlo porque las nuevas medidas gubernamentales han puesto en manos de las empresas una enorme responsabilidad, la de crear puestos de trabajo para quienes los necesitan para vivir. Como decíamos en aquel juego de la infancia “tú la llevas”, son los empresarios quienes ahora la llevan.

*Centro de Colaboraciones Solidarias




Lo más leído
Asesinan un hombre en Tránsito Pesado
El Chichilo protagoniza una riña
Hombre se dispara en el pie por accidente
Civiles armados agreden a balazos menor de edad
Registran baja en ventas por paro de labores en la UAZ
Video: Rinoceronte 'pide' a camarógrafo que le rasque la panza
Cornada a Romero
Se lucen zacatecanos en Copa Jalisco de BMX
Durante febrero se reportaron 135 mil 766 delitos del fuero común
Del Castillo lamenta no estar en México con Ingobernable
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.01
Venta 19.51
€uro
Compra 20.55
Venta 21.05

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad