Thursday 23 de March de 2017

La magia en la vida de Javier Acosta

El mundo de un poeta

     28 Oct 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • El zacatecano nació en la comunidad Estancia de Ánimas y es el tercero de siete hijos. El zacatecano nació en la comunidad Estancia de Ánimas y es el tercero de siete hijos.
  • Ahora es profesor de la Maestría en Filosofía e Historia de las Ideas. Ahora es profesor de la Maestría en Filosofía e Historia de las Ideas.
Imagen de


¿Dónde hay poesía? En todas partes; al sacudir las sábanas y almohadas de la cama, mirar el cerro de la Virgen, La Encantada, al pasear al perro por la colonia Hidráulica…
“La poesía anda por ahí, nunca está en los libros, decía López Velarde. La poesía está en la calle, en el tráfico, lo que dice la gente o ves en una persona”, dice convencido Javier Acosta Escareño.
Por ello nunca olvida la libreta en la que registra cada señal de su inspiración, ya que puede ocurrir en cualquier momento.
Incluso sucede mientras su madre, Teresa, deletrea un regaño o cuando Eusebio, su hijo de ocho años, le cuenta sus sueños.
La clave está en ser atentos a lo que ocurre en el entorno, en ser atentos para escuchar la voz que cada uno tiene en su interior, destaca el premio nacional de poesía Aguascalientes 2010.
Por ello el ser humano casi nunca repara en lo mágico que es existir, pese a que se trata de “un hecho tremendo cuando pudimos no estar aquí”.
¿Para qué hacer poesía? “Para ser feliz; el arte nos da la felicidad, así como nos lo dan otras cosas, la comida, el sexo, la música…”, agrega el zacatecano nacido en la comunidad Estancia de Ánimas.
La ventaja es que todos pueden escribir, aclara, porque todos tienen un alma, una musa con la que mediante este ejercicio es posible dialogar.
Convertirse en escritor sería una consecuencia que pasa a segundo término, pues se trata de una búsqueda interna que “permite encontrar tu voz interior y que ensanches tu vida”, dice.

Tres palabras
Poesía, luna e infancia son las tres palabras que describen al joven que un día en la biblioteca Mauricio Magdaleno descubrió con asombro a Jaime Sabines y soñó ser como él.
La primera remite a su vida misma, a esos años cuando don Vicente, su padre, lo obligaba a aprenderse poemas de sus autores favoritos como Quevedo.
Experiencia imborrable es cuando a los 6 años recitaba algún texto literario en reuniones familiares sólo porque su padre consideraba que era el intelectual de sus siete hijos.
La poesía no le gustaba, pues consideraba injusto que mientras tenía que memorizar los poemas, sus hermanos se divirtieran por carecer de esa responsabilidad.
Luego, esa palabra se convirtió en el medio de sus fantasías y frustraciones cuando a los 12 años empezó a escribir poemas a las niñas que le gustaban.
Se hizo presente también a los 17 durante sus clases de teatro, cuando era inevitable enamorarse de sus compañeras actrices.
Después la poesía fue tomando forma en su vida mediante los consejos de escritores como Alberto Huerta, Abel García, David Ojeda, Armando Adame y Juan José Macías.
El Premio Nacional Luis G Ledesma, financiado en Fresnillo, fue el parteaguas de otros de la misma talla.
Era el año 2002 y fue la primera vez que Acosta Escareño recibía una gratificación por escribir, con el texto Del zepelín, el Big Ben y un pescado.
Cuatro años después llegó otro logro entre las hojas de Regla de tres, uno de los más importantes de su vida, el Premio Nacional Ramón López Velarde.
Con ese texto el zacatecano se atrevió a jugar con la poesía oriental, la ironía y las cosas cotidianas mezcladas con rock and roll y una “amable invitación” a salir del café-restaurant La Bodeguilla, tras pedir que pusieran un disco de Tom Waits.
Como en un juego de azar, en 2010 Acosta Escareño probó su suerte al concursar por el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2012.
“Como que me saqué la lotería, metí mi libro como cuando compras Melate; lo compro, sé que no me lo voy a ganar, nada pierdo”, platica.
Sin el nombre de su creador, El libro del abandono cayó en manos del poeta español Tomás Segovia, el peruano Antonio Cisneros, y el mexicano Juan Domingo Argüelles, para dar su veredicto.
La más reciente travesura de la poesía en la vida del escritor espera ser dada a conocer el próximo año y se esconde entre poemas del Manual del extravío, donde se muestra cual hombre lobo contempla la luna.
Mientras tanto trabaja en otros proyectos como explicar qué hacen los ángeles.

Luna e infancia
Con cara de mujer, la luna se antepuso a los ojos de Escareño Acosta y mereció ser la segunda palabra que lo describa.
Se trata de la magia, la belleza que, destaca el autor, está en todas partes, todo momento y el asombro que lo empuja a escribir sobre el milagro que radica en ella.
De esta forma el zacatecano explica cómo una persona puede ser capaz de escuchar esa voz interior que le abre un abanico de posibilidades para explicarse la vida misma.
La infancia, según su experiencia, iría ligada por completo a la luna, pues considera que dicha voz es la del niño que se lleva dentro: “Cuando miramos la luna y queremos saber más, nos preguntamos por qué está ahí, es cuando nos volvemos niños”, explica.

La tarea
El poeta zacatecano tiene muy clara una cosa: su tarea.
Se trata de compartir su pasión por la poesía, que asegura, es una manera de pagarle los favores a su entorno social.
A ello se debe que el también profesor de la Maestría en Filosofía e Historia de las Ideas continúe con un taller de poesía en el que comparte los conocimientos que recopiló en manos de Juan José Macías y otros amigos mientras estudiaba ese posgrado.
Fascinado por el arte, en especial el teatro, el zacatecano insiste en que además de leer, todos deben escribir:
“Necesitamos labor creativa y en eso corre su suerte la especie humana, es un asunto de supervivencia”, dice.

eflores@imagenzac.com.mx




Lo más leído
Muere un hombre al ser atropellado por un tráiler
Hallan cuerpo de hombre sin vida en Vialidad Siglo 21
Mujer denuncia haber sufrido violación y asalto
​Queman dos plantíos de droga en Zacatecas
Denuncian a aviadores y nepotismo en el ITSZN
Chocan por alcance; el saldo, dos menores lesionados
Tendrán empleados de Issstezac descuentos
Pierde capital $15 millones por no presentar proyectos a tiempo
Invitan a sumarse a actividades de la 'Hora del Planeta'
Chocan dos Jettas en el eje vial metropolitano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.94
Venta 19.44
€uro
Compra 20.42
Venta 20.92

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad