Saturday 21 de January de 2017

La moralidad en tiempos de elecciones

     4 Apr 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

En un país que permanentemente tiene elecciones para elegir a la clase política, ya sean federales o locales, es reiterado hablar en las calles de quienes son los mejores candidatos, quienes han cumplido, cuales son los mejor posicionados debido a sus actos, al buen desempeño en trabajos anteriores, más honestos, en suma quien cuenta con el reconocimiento social de quienes podrían ser sus votantes.
En tiempos de elecciones, la palabra moralidad cobra mayor interés por que se habla de la pautas que rigen la conducta o comportamiento del ser humano en relación con la sociedad, pero esta conducta cobra mayor fuerza por tratarse de quienes tomarán las decisiones colectivas, aquellos quienes crearán las leyes y determinarán el futuro de las ciudades donde vivimos.
La frase interpretada por Gonzalo N. Santos, exgobernador del estado de San Luis Potosí y líder vitalcio: “la moral es el árbol que da moras”, es la imagen de aquel país autoritario en que se vivió, con un sistema corrupto, falto de compromisos hacia los asuntos públicos y poco interés en promover los valores democráticos. Ahora, en un país en vías de consolidación democrática, la moralidad política es tarea fundamental, entendida no como la derivada de las conductas personales de los políticos, sino la que representan como servidores y representantes públicos, el que se conduzcan con rectitud a la hora de realizar acuerdos, que tomen decisiones apegados a los valores elementales de la convivencia cívica como son: la congruencia, honestidad, respeto a ley, a la dignidad humana, ser consientes del disenso y optar siempre por la justicia y el interés general.
La democracia necesita instituciones fuertes, pero requiere también que quienes las representan se desenvuelvan de manera ética y profesional, que sean los primeros en respetar las leyes y fortalecer el Estado de derecho, que apliquen políticas públicas previamente analizadas y debidamente revisadas, sin duda, no se puede concebir un país democrático sino se cuenta con una moralidad los principales actores de los procesos democráticos. La vida democrática necesita de valores morales, sin los cuales perdería su sentido y sin los cuales se bloquearía su dinámica.
Dentro de las próximas campañas electorales debemos escuchar a quienes entiendan y actúen la moralidad como la define el sociólogo alemán Jurgüen Habermas “la moralidad tiene que ver, sin duda, con la justicia y con el bienestar de los otros, incluso con la promoción del bienestar en general” entendida de esa manera, todos los ciudadanos y en particular quienes nos representarán, deben ser los principales agentes de moralidad si lo que aspiramos es a un Zacatecas y México mejor.

*Presidente de Jóvenes Comprometidos A.C.
Twitter: @jfdelreal




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
La nueva casa de El Chapo: penal de mafiosos y terroristas 
Acusan de violación al Cabrito Arellano; se trata de su sobrina   
Capturan a un hombre en posesión de un arma tras herir a otro 
La Sedena denuncia sitio de internet apócrifo 
Anuncia Tello apoyo de $3 millones para cronistas del estado 
Pide PRI resguardo de sus instalaciones por amenazas de Arne
Derrumban los vientos una barda de ladrillos y cae en un auto   
Sorprende extraño fenómeno en cielo de Michoacán 
Millones de mujeres marchan en todo el mundo contra Donald Trump
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad