Thursday 19 de January de 2017

La otra guerra de las drogas

La legalización de la marihuana ya no es cuestión de si se va a hacer, sino cuándo y cómo.

     24 Jun 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

“Hoy, el tráfico de drogas es el enemigo público número uno de Estados Unidos, y debemos librar una ofensiva total en todo el mundo, en toda la nación, en todo el gobierno y, si puedo decirlo, en todos los medios de  comunicación”, expresaba el 17 de junio de 1971 el presidente belicista Richard Nixon, al declarar ante el Congreso de los Estados Unidos “la guerra a las drogas”.

Han transcurrido 40 años. Hasta antes de la prohibición, las drogas habían sido en lo general parte de la cultura de cada país y de cada agrupación humana. El asunto se constituye en problema social hasta que la droga se comercializa subrepticiamente al entrar en el mundo del mercado negro, precisamente como resultado de la prohibición del gobierno norteamericano.
Las drogas habían sido fuente de uso que no de abuso: Las hojas de coca en el Perú; la nuez de cola en África; el peyote en la zona del Nayar; los hongos y el cacao en las culturas  Mesoamericanas; la damiana en California, el té en Inglaterra y sus colonias y el café ¿en dónde no? Inclusive la marihuana o cannabis, hasta antes de la guerra de Nixon, era una planta de uso necesario, fundamentalmente por su estructura fibrosa (el cáñamo) que era utilizada para fabricar cuerdas de alta resistencia, casas de campaña ,lonas, tenis, paracaídas, pantalones y otros productos.
 En 1942 el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) incitaba a los campesinos norteamericanos a cultivar cáñamo para actividades bélicas y decía: “el cáñamo norteamericano volverá a estar de servicio: Cáñamo para anclar los barcos, cáñamo para remolcar, cáñamo para jarcias y aparejos, cáñamos para incontables usos navales tanto en las propias embarcaciones como en la tierra”.
 En virtud de que los japoneses obstaculizaban el suministro de cáñamo importado a Estados Unidos, el gobierno norteamericano convino con agricultores de Sinaloa la siembra, cultivo y cosecha de cannabis, proporcionando la semilla a los agricultores mexicanos bajo el eslogan “Cáñamo para la victoria”.
Inclusive la droga más famosa en el mundo y elaborada  en sus orígenes a base de extracto de hoja de coca y nuez de cola, recibía el reconocimiento de presidentes y papas como la bebida milagrosa: la Coca Cola.  
A raíz de la prohibición, el mercado negro se intensifica, generando ganancias inimaginables que son administradas por la banca norteamericana. Hugo B. Margain calculó hace 10 años, “el comercio mundial de drogas en la elevada suma de 300 mil millones de dólares anuales y sólo en los Estados Unidos ese criminal comercio se consideró que fluctuaba entre 30 mil y 110 mil millones de dólares por año” , por ello puntualizó: “la demanda insaciable de drogas ilegales en los Estados Unidos es la fuerza motriz de la oferta”.
El resultado de la otra guerra de las drogas, la de Nixon, ha generado mercado negro, clandestinidad, contagio de VIH, muertes, bandas criminales y millones  de personas detenidas en todo el mundo por realizar actos no violentos que hace medio siglo no constituían delito alguno.
La actual guerra, la de Felipe Calderón y continuidad de la otra, ha provocado a la fecha más de 40 mil muertos en México, delincuencia organizada con armamento igual o superior al del propio ejército (armas proporcionadas por cierto por el gobierno norteamericano), miles de jóvenes en las cárceles del país o involucrados en las filas de la delincuencia, militarización, ausencia de inversionistas, desempleo y un tejido social desarticulado por el miedo.
Los gringos ponen la nariz y nosotros ponemos los muertos, dice Eduardo Galeano y con razón : Actualmente California produce sin mucho problema legal, más cannabis que nuestro país, con la que se abastece a la mayoría de los consumidores estadounidenses. Lo que significa que al no requerir de la “golden” mexicana o colombiana,” la guerra” de Calderón favorece a los productores californianos al obstaculizar la exportación de México a los Estados Unidos. Elemental.
En México, un kilo de marihuana se paga a 80 dólares. Una vez que pasa la frontera, su valor se dispara hasta los 2 mil dólares, o más dependiendo de la calidad. Por eso, mientras haya demanda en Norteamérica, habrá oferta mexicana y centroamericana. En tanto que Oakland se convirtió en la primera ciudad en cargar con impuestos a la marihuana: 18 dólares por 1000 de venta, nuestro gobierno gasta cifras millonarias, encarcela a su gente y paga con muertos.
Los últimos acontecimientos sobre el tema en los medios de comunicación, hacen evidente que, por fin, el gobierno ha aceptado el necesario debate sobre la legalización de las drogas. Coincido con Ethan Nadelmann fundadora y directora ejecutiva de la Alianza sobre Política de Drogas: “La legalización de la marihuana ya no es cuestión de si se va a hacer, sino cuándo y cómo”.  

*Profesor universitario




Lo más leído
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
Extraditan a El Chapo Guzmán a Nueva York 
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
Alcalde Pérez, libre; los afectados se recuperan, pero temen por su seguridad 
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
Aplica la Profeco sellos de suspensión en siete tortillerías 
No desaparecerá el Cobaez, revisaremos contrato colectivo de trabajo
Le quitan la vida a un hombre en la colonia Lomas de Plateros 
#Video Vuelve Gorillaz con canción contra Donald Trump 
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.96
Venta 22.46
€uro
Compra 23.37
Venta 23.87

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad