Monday 23 de January de 2017

La paz del Señor entre Iglesia y gobierno

     18 Mar 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Faltó aclarar al obispo que el gobierno no hace cacería de exfuncionarios
El gobierno de Puebla quiere una Ciudad Gobierno como en Zacatecas
Darían a trabajadores del Congreso más días de aguinaldo por salario

La noticia cañón de la semana, y del año, fue la liquidación de Ciudad Gobierno. Y la extinción del Proyecto de Prestación de Servicios (PPS) que, por obra y gracia de Amalia García, condenaba a Zacatecas a pagar, en 20 años, una deuda nominal de 2 mil 400 millones de pesos que podía llegar a 5 mil e incluso a 7 mil millones de pesos.
Sin embargo, el suceso de mayor jiribilla fue la reunión del gabinete de Miguel Alonso con su eminencia el obispo Carlos Cabrero Romero y su séquito en la Diócesis de Zacatecas.

Sufren masones
Pocos en el estado mayor de Miguel Alonso entendieron con claridad el por qué de la presencia de los representantes de Dios en el salón de recepciones del Palacio de Gobierno.
Muchos se sintieron incómodos. Los masones, por ejemplo, como Esaú Hernández, Javier Mendoza y Mario Caballero, entre otros, sufrieron al pensar que Benito Juárez, próximo al 206 aniversario de su natalicio, estaría revolcándose en su tumba.

Aclarar paradas
En el gabinete de seguridad había el deseo de aclarar a su ilustrísima que el gobierno no realiza una cacería de exfuncionarios ni actúa impulsado por apetitos de venganza.
La detención de Eduardo Ruiz Fierro, oficial mayor del gobierno de Amalia García, obedece a cuestiones legales, no políticas.
Sin embargo, el procurador Arturo Nahle no estaba presente. Y ningún otro funcionario aludido por las consideraciones del obispo Cabrero se atrevió a arrojar la primera piedra.

Olor a santidad
Ante la presencia de su eminencia el obispo, algunos funcionarios del gabinete entraron en éxtasis. Cuentan los ateos del gabinete que incluso percibieron en sus compañeros olor a santidad.
Entre los arrobados se llegó a suponer que el pastor de la Iglesia Católica llevaría boletos de primera fila de barrera para la visita del papa Benedicto XVI en Guanajuato. Pero Cabrero sólo llevaba buenos deseos.

Podéis ir en paz
En su mensaje u homilía, el obispo instó a los funcionarios a portarse bien. Les recordó los 10 mandamientos -entre ellos el de “no robarás”- y que la pereza es pecado capital.
Así pues, las asperezas entre los representantes de Dios y el gobierno mundano de Alonso, si las hubo, quedaron limadas. Y zanjados los malos entendidos.
Todo mundo pudo ir en paz.

Lozano, el primero
Por cierto, el obispo Carlos Romero no es la primera dignidad eclesiástica en acudir al Palacio de Gobierno.
En 1997, el entonces gobernador Arturo Romo entregó al obispo Javier Lozano Barragán, hoy cardenal y secretario de Salud en el Vaticano, la presea Zacatecas por su labor al servicio de los pobres.

Oficinas de lujo
Antes del 11 de septiembre, confirma Roy Barragán, oficial mayor, casi 5 mil burócratas de 23 dependencias estarán instalados en Ciudad Gobierno.
Guillermo Huizar y la Contraloría serán los primeros en migrar. Otros jerarcas ya fueron a reconocer sus espacios. Dicen que las nuevas oficinas están de lujo.
Y es que se usaron, comenta Roy, materiales de primera calidad previstos para durar 20 años sin afectación.

Será museo
El gobernador Miguel Alonso Reyes tendrá oficinas que bien podrían estar en la Casa Blanca. Empero, las de La Casa de los Perros las mantendrán intactas.
El Palacio de Gobierno parcialmente se convertirá en museo.
Sólo permanecerá en funciones el Salón de Recepciones para actos protocolarios como la ceremonia del Grito de Independencia, el 15 de septiembre.

Vienen copiones
Trascendió que funcionarios del gobierno de Puebla de Rafael Moreno Valle vinieron a Zacatecas a echarle un vistazo a Ciudad Gobierno.
Y habrían buscado a la empresa LL Operación y Servicios para hablar de negocios.
Según parece, Moreno Valle quiere construir un conjunto gubernativo similar a Ciudad Gobierno.

Otra visión empresarial
En Puebla y en otros estados del país, comentan los negociadores oficiales para anular el PPS, se reconoce a los empresarios de Zacatecas que invirtieron más de mil millones de pesos en la obra de Ciudad Gobierno.
Y coinciden que Zacatecas necesita una clase empresarial más audaz y menos dependiente de presupuesto gubernamental y de sus obras.

Casa de Gobierno
El gobernador Miguel Alonso tendrá, con el de Ciudad Gobierno, tres despachos.
Y es que retomó la tradición de vivir en la Casa de Gobierno, en Lomas de la Soledad.
Esa casa fue construida por Guadalupe Cervantes Corona. La usaron también como residencia Genaro Borrego y Arturo Romo.
A Ricardo Monreal no le gustó. Prefirió su casota de Bernárdez.
Amalia García tampoco vivió en ella. Ahí trataba asuntos muy confidenciales.
Y fue cuartel de su jefe de asesores Gustavo de la Rosa y de quienes se dedicaban al espionaje telefónico.
Miguel Alonso la mandó fumigar. Ya libre de ratas, chinches, víboras prietas y tepocatas, se instaló ahí atiende buena parte de los asuntos oficiales cotidianos.

Síndrome de Monreal
En el Congreso, Gerardo y Ana María Romo, aunque ya dejaron las presidencias de los órganos de gobierno, reunieron a la representación sindical, encabezada por Armando Moreira, para hacerle una propuesta con tufo monrealista.
Proponen, para no presionar la negociación salarial entre el Ejecutivo y el SUTSEMOP, un incremento modesto al numerario y compensarlo con días de aguinaldo -hasta llegar a 90.

Es la misma gata
Sería algo parecido a una de esas parradas peliculescas del Ku Klux Kan.
Pero los pequeños constructores que planean marchar con los rostros cubiertos por avenida Hidalgo, hasta la Plaza de Armas, no tendrían propósitos terroristas o xenofóbicos.
Se encapucharían para evitar represalias o ser, en lo individual, objeto de la ira de funcionarios como Francisco Javier Bañuelos, El Ponchado, titular del Instituto Zacatecano Constructor de Escuelas (Inzace), quien lo primero que dice, cuando alguien “se le sube a las barbas”, es: “A este cabrón me lo borran de la lista”.
Los constructores pequeños buscan una entrevista con Miguel Alonso. Creen en el gobernador, en su honestidad, en su política. Pero si no logran que los escuche, están dispuestos a medidas radicales. Primero sería una marcha con los rostros cubiertos. Luego tomar oficinas de gobierno.
El problema de los pequeños constructores -dicen ellos- es que las obras de gobierno benefician a unos cuantos. Es la misma gata, sólo que la revuelcan para que no se parezca. Y aunque se liciten, siempre hay forma de arreglar las cosas.

Conveniencia propia
Bien dice la sabiduría popular que “no hay borracho que coma lumbre”.
Juan García Páez es muy gallito, de los mejores pupilos que ha tenido Ricardo Monreal. Y al más pintado le pone cara. Tan es así que -dícese en los mentideros de Fresnillo- hasta al propio Chamuco se le pone bravo. Cuanto más a David y Saúl Monreal.
Juanito García es bronco, pero no tarugo.
Por eso aceptó dialogar con el gobernador Miguel Alonso. Y más todavía, consintió sentarse con él a tomar café en un sitio público y que la fotografía de ambos se enviara a los medios en el paquete del Ejecutivo.
El encuentro desató la ira de los Monreal, pero García Páez, que sabe su cuento, los capoteó.
La semana próxima el alcalde de Fresnillo pedirá licencia a su cargo para ser candidato del PRD-PT-MC a diputado por el Distrito 1.
Visualiza un panorama complicado y no quiere que mañana o pasado le aparezcan cadáveres en los clósets porque, está seguro, ninguno de los Monreal lo ayudará a cargarlos.

Retazo con hueso

Negocio de familia
Más que en ninguna otra parte del estado -acusan empresarios del ramo- la obra pública en Guadalupe es un botín político de funcionarios. Una prueba es que en la colonia África se construyen 70 casas y quien cada semana revisa avances y pide cuentas a los contratistas es Luis Flores, uno de los hermanos del acalde Rafael Flores, El Bello. En el negocio -sostienen regidores- está metida una camarilla identificada con el PRD.

Futuro de la UAZ
Pese a todas sus diferencias, Francisco Javier Domínguez Garay y Alfredo Femat, rector y exrector de la UAZ, buscan la forma de integrar una planilla de unidad para el proceso de sucesión. Entre los posibles están Alfredo Salazar, Cuauhtémoc Rodríguez y Encarnación Rivera. Quien quiera que sea -dicen allegados al grupo de poder en la universidad- debe encabezar un proyecto de reestructuración y modernización de la UAZ acorde con el proyecto de Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del PRI, con quien Femat y Domínguez ya están comprometidos.

Menudencias

Algo busca
Ni los priístas de viejo cuño ni los recién llegados con el alonsismo creen en que Alfredo Barajas se haya afiliado al partido desinteresadamente. “Algo busca porque los Barajas no dan paso sin huarache”, advirtió un diputado local.
La postura de Benjamín Medrano es más directa y franca. Está comprometido con el PRI, con el proyecto del gobernador y sobre todo, con el candidato a diputado Alfredo Bonilla. Y con toda claridad ha dicho que quiere ser candidato a presidente de Fresnillo en 2013, aspiración con la que muchos priístas simpatizan.

Sobran pretextos
El automóvil que donó el gobierno a los burócratas del SUTSEMOP para que lo rifaran en su fiesta de aniversario sigue “perdido”. Pedro García salió con que no se sorteó el día del guateque porque no hubo condiciones. Y que ya habrá la ocasión propicia para ello.

Salida digna
La disidencia en el SUTSEMOP confía en que muy pronto pueda elegirse nueva dirigencia sindical. Y que sea un proceso limpio y democrático. Revelan que el oficial mayor, Roy Barragán, busca negociar con Pedro García una “salida digna y decorosa”.
Y es que la permanencia de Pedro empieza a generar problemas graves para el gobierno de Miguel Alonso.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.39
Venta 21.89
€uro
Compra 22.93
Venta 23.43

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad