Monday 23 de January de 2017

La poesía, inquietud de Juan José Macías

El escritor fresnillense ha ganado tres premios nacionales por sus obras

     10 Feb 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • El artista nació en Fresnillo en 1960. El artista nació en Fresnillo en 1960.
  • Expansión de las cosas infinitas es una de las obras reconocidas del autor. Expansión de las cosas infinitas es una de las obras reconocidas del autor.
Imagen de


“Mi preocupación mayor siempre ha sido la poesía. Escribo poesía. Si escribo ensayo, escribo sobre poetas, o si escribo una novela, la escribo sobre un poeta, como este caso, un poeta del siglo 15 de Galicia”, dice Juan José Macías.
Sobre su vocación ha dejado como testimonios destacados como el poemario Ánima Ascua, que mereció el Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde, UAZ en 1993.
Otro es Expansión de las cosas infinitas, que tuvo la misma suerte, pero en 2005, con el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta.
A ese se suma La experiencia del pensar. Filosofía y poesía en Antonio Porchia y Roberto Juarroz, Premio Nacional de Ensayo Abigael Bohórquez, 2008, y la que enuncia última y próxima a presentarse: La meiga y el trovador. Historia nueva y verdadera del poeta bajomedieval Macías el enamorado.
Se intercalan con estas publicaciones una decena de libros, algunos editados y distribuidos en el extranjero.
Además de su actividad como escritor, Macías ha sido formador de otros escritores e igual de importante dice, de lectores “calificados”; esos que leen, critican lo que leen y pueden hacer una interpretación de su lectura.  
Esto es producto de su labor que ya suma 20 años al frente del Taller de Creación y Crítica Literaria de la Universidad Autónoma de Zacatecas de donde han surgido entre otros autores, los poetas Javier Acosta y Antonio Reyes Cortés; o ensayistas como Sigifredo Esquivel Marín y José Arturo Burciaga, entre otros destacados.
Al interior de la UAZ, y complementando su vida entre la letra y la palabra se ha encargado también por dos décadas del Programa Editorial de la universidad, único hasta hace cuatro años. Sólo en el 2012 se publicaron por este medio 50 títulos.
Al respecto se duele sobre la desatención que en términos de material humano tiene este programa, pues dice, hubo otros momentos en la historia de la universidad que se enriquecía con grandes equipos de trabajo encabezados por José de Jesús Sampedro.
La labor de Macías ahora es preservar la necesidad de generar publicaciones de literatura, además de las requeridas por y para la investigación.

Trayectoria
Al hablar sobre la trayectoria del escritor fresnillense nacido en 1960, surgen nombres fundamentales en las letras nacionales, regionales y locales, justo como el de José de Jesús Sampedro, Miguel Donoso Pareja, David Ojeda, David Huerta y Jorge Salmón.
Macías inicia su formación como escritor en el taller coordinado por David Ojeda y posteriormente por David Huerta, y que dio continuidad al primero de estos ejercicios colectivos de crítica, e individuales de escritura, iniciados fuera de la centralización defeña que entonces lo era todo, por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en 1974 y encabezados originalmente por Miguel Donoso Pareja.
En marzo de 1980 y por recomendación de José de Jesús Sampedro, se integra a este taller que le cambia la percepción acerca de la literatura.
La anécdota cuenta que poco tiempo antes y habiéndose definido su vocación cuando cursaba la preparatoria, habría acudido con Jorge Salmón, entonces encargado editorial del Sindicato de Profesores de la UAZ a solicitarle la publicación de un libro de poesía escrito a dos manos con Javier Galván.
Sin negarles la oportunidad de editar el poemario, sí les recomendó que visitaran antes al poeta Sampedro para que les ofreciera una opinión, la misma fue muy clara: el libro podría publicarse, pero probablemente se arrepentirían después de que así ocurriera, y de ahí derivó otra: “¿Por qué no se esperan, entran a un taller literario y entonces deciden si lo publican?”, les dijo.
“Seis meses después de haber ingresado al taller yo ya estaba convencido de que ese libro no se debía publicar”, dice Macías.
“Yo me di cuenta de inmediato que la literatura no era lo que nosotros pensábamos y mucho menos el taller era algo que nos iba a facilitar escribir un poema… para Donoso Pareja la literatura es una dificultad que se adquiere y no termina nunca de adquirirse. Bajo esa idea de la literatura nosotros nos formamos”, comenta.
“La búsqueda de esa dificultad significa la búsqueda de la exigencia y eso es lo que nos propusieron entonces, exigirnos”, dice.
Juan José Macías conjuga esta exigencia y dificultad con una concepción no utilitaria de la poesía y en general de la literatura.
“No creo mucho en la funcionalidad que tiene que ver con la utilidad. Yo no sé si tenga una utilidad la poesía…espero que no”, sentencia.
“Las cosas inútiles son las que más importan en esta vida. El problema al que nos enfrentamos en la vida corriente, la vida ordinaria, es que nos han enseñado que tenemos que ser operativos, útiles, o buscar las cosas útiles y en esa búsqueda siempre nos estamos llenando de cosas inútiles”, concluye.
Así, la poesía surge y se agota en el hecho de escribirla, es un ejercicio de fascinación por el lenguaje y un medio de aprender y aprehender el mundo.
“Encuentro la fascinación por el hecho creativo, porque incluso el poema ni siquiera te das cuenta cómo se escribe…en el poema confluyen dos cosas: la irracional como arranque y lo racional al final…de todas maneras después de terminar ese poema que uno no sabe de dónde viene, uno lo trabaja, viene el momento racional. Si pensamos que la poesía es una especie de revelación, luego viene lo fatigoso, pero para mí también es placentero”.
El ejemplo de este círculo sería dice, “Paul Valery con el Cementerio Marino, que es un poema de cuatro cuartillas que dura 25 años reescribiéndolo hasta que se lo arrebata el editor. Si no se lo arrebata seguramente el tipo se muere y nunca lo termina”, dice.

Las etapas
Juan José Macías reconoce tres periodos temáticos en su escritura, de inicio los temas de amor que corresponden a una primera juventud, luego vino la subversión al lenguaje, el ludismo puro al que corresponde y en el que se agota Ánima Ascua (UAZ, 1994).
La etapa en la que se encuentra actualmente dice, es la metafísica, “una poesía reposada y reflexiva, más sensible a las preocupaciones del mundo y que corresponde a la serenidad que puede traer el pensamiento, una poesía sabia en el sentido de la sabiduría como un regreso a la inocencia”, de ella dan testimonio Deo Volente y La expansión de las cosas infinitas.

almatreto@imagenzac.mx




Lo más leído
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Incentivan el pago del predial  
Ante Trump, necesario hablar con el sector productivo: Zavala
Inaugura Isadora Santiváñez casa de gestión 
No soy igual a Javier Duarte y voy a probarlo: Fidel Herrera
Empezamos a renegociar el TLC: Trump; Peña y Trudeau unen esfuerzos
Por huelga de hambre, Guillermo Padrés sólo toma agua y miel: CNDH
Pierde Real Madrid a Marcelo y Modric 
Tras tiroteo, reanudan clases en colegio de Monterrey
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.40
Venta 21.9
€uro
Compra 22.96
Venta 23.46

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad