Monday 23 de January de 2017

La provincia mental

Los días del Bi-100

     11 Oct 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:

El 26 de septiembre de 1911, el médico Rafael Cepeda tomó posesión como gobernador constitucional de San Luis Potosí. Su periodo debía concluir en 1915, pero la guerra civil, de los años por venir, lo impidió.
Cepeda era entonces un fuerte dirigente maderista de provincia e integrante de la logia Fe y Esperanza, una de las más antiguas del país.
La renovación del Ejecutivo implicó que hubiese cambios en otras instancias gubernamentales.
Una plaza libre era el juzgado de primera instancia del partido de Venado. Destaquemos que la ciudad es un oasis en el norte árido de San Luis, y que en 1911 funcionaba una fábrica de hilados, misma que suscitaba un fuerte movimiento laboral.
En el centro de la plaza principal hay todavía un quiosco centenario. Su centralidad ayuda a fomentar las sociabilidades de escucha musical.
El templo de la parroquia es discreto, pues sólo posee una torre de tres cuerpos.
En 1911 el párroco es don Juan Escanamé. Él tiene la afición científica de mirar el cielo con un telescopio. Busca planetas y, quizá, las huellas del Big Bang.
Casi todas las noches lo hace, pero el colmo, el hábito secular lo hace ataviado con la sotana, desacatando las Leyes de Reforma que prohíben usar ese vestuario en el espacio público.
El juzgado de primera instancia está en la plaza principal. Es un edificio de un piso. La fachada se compone de dos ventanas similares a la puerta. Están protegidas con barrotes verticales sin adornos.
El secretario del juzgado es don Isauro Moreno.
Él, principalmente él, trabaja los expedientes de manera manuscrita.
Al juzgado de primera instancia fue destinado Ramón López Velarde. Él es un zacatecano soltero de 23 años, y recién egresó de la carrera de Derecho.
López Velarde es como el gobernador: un maderista connotado; pero el jerezano es más de la facción del maderismo católico. Incluso escribe en el periódico El Regional, de Jalisco.
En Venado, el jerezano vivió un par de semanas. Durante su estancia pernoctó en el Hotel San José (en “catres mercenarios”).
Confesará, años después, que tras salir del juzgado, a la una de la tarde, acudía a la cantina La Favorita, para convivir con el jefe político, el coronel Medina y el dueño del lugar.
En la noche irá donde el cura o al billar del señor Mendoza, un “masonete boquiflojo” que le dirá, que en alguna trastienda se leen las crónicas del Congreso Constituyente, “en medio de una atención pasmada y de un silencio formal...”

Historiador y profesor universitario




Lo más leído
Se queda Chicharito sin novia y boda 
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
Firma Trump salida de Acuerdo Transpacífico 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Chocan 4 vehículos; hay 2 mujeres lesionadas
Prepara Hacienda precio máximo para gasolinas en febrero 
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Incentivan el pago del predial  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 23.08
Venta 23.58

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad