Thursday 19 de January de 2017

La puerta que abrieron en San Lázaro

     24 Apr 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

Una iniciativa de reforma al artículo 27 constitucional que tres diputados del PRI presentaron apenas el 3 de este abril -uno de éstos, Manlio Fabio Beltrones-, fue aprobada ayer a matacaballo por el Pleno de la Cámara de Diputados con los votos del PRI, PAN, Panal y PVEM, y, con ello, han abierto la primera puerta para que por allí crucen extranjeros que quieran comprar terrenos en la costas, fronteras y playas, hecho que el Congreso Constituyente de 1917 prohibió como una reacción histórica a las invasiones que México sufrió en el siglo 19 y a la perenne ambición de los Estados Unidos de América sobre los estamentos de la soberanía mexicana.  
Este proceso legislativo continuará en el Senado, adonde ya lo esperan, ni más ni menos, el PRI, el PAN y el PVEM… Con la aprobación que hicieron este martes 23 de abril estos partidos, y una vez que el Senado consume lo que los opositores han tildado como una gran traición a la patria, los extranjeros entonces tendrán derecho de adquirir propiedades dentro de la franja de 100 kilómetros al interior del país, de las fronteras y de 50 kilómetros de playas.
El Partido Nueva Alianza justificó, en voz de Luis Antonio González Roldán, diciendo que había que reconocer los derechos humanos de los extranjeros. “El goce pleno de estos derechos es efectivo para todos, incluyendo a los extranjeros”, barbotó.
Gabriela Medrano Galindo, del PVEM, justificó diciendo que es un tema tabú cuya justificación quedó en el siglo 19. “Lo cierto es que hoy las invasiones en el mundo no se llevan a cabo a través de ingresos de grupos a una entidad. Tampoco por la residencia absoluta de varias personas de nacionalidad diferente en suelo mexicano, como para suponer que podrían ganar territorio y despojar, en consecuencia, al Estado”.
Medrano enarboló también los derechos humanos, como después lo hicieron también los panistas y los priístas y ante el Panal. El guión acaso. Y apostillaba: “es una postura anacrónica y fuera del contexto actual. Estamos en un mundo globalizado, en donde por beneficio social se debe permitir la intervención económica para el desarrollo de las naciones y el pueblo”.  
Medrano arguyó también: “es más que adecuado abrir la inversión privada a todo tipo de fuentes de riqueza con la finalidad de permitir inversiones y, por ende, se quede en la patria la infraestructura, población con empleo y capacitación”.
Turno del panista Raúl Paz Alonso, quien, de entrada, se ufanó que la iniciativa la había presentado él, desde su condición de panista, junto con los priístas Gloria Elizabeth Núñez Sánchez y Manlio Fabio Beltrones Rivera. “Permitirá a México (esta ley) dar un paso más para consolidarnos como una potencia turística, como un destino no sólo de visita, sino de residencia para extranjeros en edad de retiro”.
Y dale con lo mismo que había dicho el pvemista y el del Panal: “la prohibición existente no corresponden al contexto actual; nos pone en desventaja con otros países con los que hoy competimos, que también con destino para miles de jubilados de todo el mundo”.
Entonces por el PRI habló la misma Gloria Elizabeth Núñez Sánchez, quien afirmaba que el constituyente de 1917 había considerado el “escenario político, económico y social del siglo 19”, un escenario -del cual no habló explícitamente- que incluyó invasiones de Estados Unidos y Francia, y quitas de territorio y continuas agresiones estadounidenses motivadas por la ambición del territorio mexicano.
Pero dijo Gloria Elizabeth: “hoy, a 96 años después, la realidad es muy distinta”. Y remachó: “de ahí que resulta necesario adecuar la norma jurídica a la realidad, perfeccionándola para que pueda, de manera efectiva, ordenar la vida social y su problemática. Es un asunto obsoleto y que es necesario reformar”.
El PT, Movimiento Ciudadano y PRD presentaron posicionamientos semejantes. Dijo la perredista Loretta Ortiz que perderá el país irremisiblemente control sobre costas, playas y fronteras, porque por esas propiedades en manos de extranjeros no podrán pasar ni siquiera los soldados y marinos mexicanos. Y los extranjeros podrán invocar leyes de sus países cuando se les quiera recoger propiedades y andará el Estado mexicano en arbitrajes internacionales.
“Es gravísimo lo que están pretendiendo”, dijo el de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal. Y juraba que priístas, pvemistas, panalistas y panistas “se apresuran a reducir al Estado mexicano el dominio directo sobre regiones sensibles para la soberanía nacional, en pro del ánimo expansionista de extranjeros.  
Y apostillaba Monreal: “no tenemos porqué pagar los mexicanos los daños colaterales de este grupo que intenta saquear y apoderarse de los bienes nacionales, mediante una agenda entreguista que encuentra su origen en el apoyo logístico, mediático y financiero de gobiernos extranjeros a los ahora representantes del nuevo gobierno mexicano; este, un grupo de neoliberales jóvenes corruptos y frívolos que no tienen historia, ni preparación ni sentido nacionalista”.
Resellaba el discurso opositor el perredista Marcos Medina Filigrana: “aquí se ha dicho que está superado la acechanza de una invasión extranjera, pero, ¿acaso el imperialismo, el deseo de incluir a la soberanía en las decisiones internas de otros países, está superado en este siglo 21?”
El debate continuará en el Senado. Veremos.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.90
Venta 22.4
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad