Monday 23 de January de 2017

La religión y el poder

     28 Sep 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

La historia de la Nueva Jerusalén comienza cuando en 1973, una mujer de nombre Gabina Romero aseguró que la Virgen del Rosario le ordenó acudir con el párroco para comunicarle que debía fundar una comunidad que bajo su protección estaría a salvo ante la cercanía del fin del mundo.
Las predicciones sobre el fin del mundo han sido erradas, sin embargo, el discurso apocalíptico que sustenta a la comunidad y  mantiene controlada a los tres mil habitantes que la conforman prevalece hasta nuestros días.
El temor de no alcanzar la salvación, es el mecanismo mediante el cual “sus autoridades” obligan a la comunidad a cumplir con las reglas que ellos mismos han impuesto, entre las que imperan una serie de prohibiciones como ver televisión, leer la prensa, jugar futbol, etcétera.
El fanatismo de la población, fundado en el temor y la amenaza es el factor que a la vez que mantiene el control, ha detonado en múltiples conflictos, mismos que desde tiempo atrás han motivado el interés por conocer una comunidad que pareciera que existe en una dimensión ajena al sistema que nos rige.
La primera división entre su población, se dio tras la muerte de la mujer ante quien supuestamente se dio la revelación mariana y que se había autodenominado vidente de la virgen; pues dos grupos pelearon la herencia del lugar que la pitonisa dejaba.
La pugna obedecía, como en todos los casos, a una lucha por el poder, claro está que tanto la vidente de la virgen, que se hizo llamar mamá Salomé, como el Padre Nabor, clérigo que se erigió (según designios de la virgen) en el líder moral y jerarca de la comunidad, eran quienes detentaban un enorme poder sobre su población.
Misma razón que provocó que en 2008, ante la enfermedad y posterior muerte del padre Nabor, dos grupos pugnaran por heredar el poder, situación que como vimos en medios de comunicación, se resolvió de la manera más absurda.
La asunción al poder del nuevo líder, que incluso ya se ha erigido santo, San Martín de Tours, ha exacerbado el fanatismo  y por tanto generado mayores conflictos, el mayor y que los ha mantenido en las notas de todos los medios informativos, es la rotunda negación de una parte de la comunidad a permitir la educación laica para sus hijos.
Su fanatismo religioso no es lo que causa asombro, lo que resulta inconcebible, es que durante 40 años el gobierno se ha mantenido al margen de lo que ocurre al interior de la comunidad y que pese a la flagrante violación a las normas, la autoridad justifique su nula intervención y falta de  interés en el señalamiento de que son problemas entre particulares.

*Docente-investigadora de la UAZ




Lo más leído
Choca de lleno un Caribe contra un autobús  
Se queda Chicharito sin novia y boda 
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Reitera Tello la importancia de valorar al Cobaez; hay que ir al fondo, dice 
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
10 beneficios de cantar  
Prepara Hacienda precio máximo para gasolinas en febrero 
Firma Trump salida de Acuerdo Transpacífico 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad