Saturday 21 de January de 2017

La riqueza artística de Zacatecas y la plata

Historias de plata

     17 Oct 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
"Interior de Zacatecas", litografía realizada por el artista viajero alemán Karl Nebel.

Es bien sabido que la actividad argentífera de Zacatecas generó enormes fortunas, a partir de las que se construyeron los edificios civiles y religiosos más hermosos, monumentales y fastuosos que reflejaron el enorme caudal de los zacatecanos.
En la segunda mitad del siglo 16 inicia el prestigio de nuestra ciudad como uno de los grandes bastiones del arte barroco mexicano.
Los conventos de San Francisco (el primero en fundarse), de San Agustín, de Santo Domingo y la Catedral Basílica de Zacatecas considerada como la máxima obra de la arquitectura novohispana, son una muestra de la riqueza de los mineros pertenecientes a la estirpe argentífera novohispana.
A la par del patrimonio arquitectónico, se crearon extraordinarias colecciones de arte sacro: óleos, tallados en madera, estofados y orfebrería en oro, plata y piedras preciosas.
Es curioso que pese a la impresionante producción de plata de Zacatecas, el gremio de plateros no haya tenido la importancia que tuvo en la ciudad de México: la calle de Plateros, hoy avenida Madero, albergó a los joyeros más importantes de la Nueva España, quienes elaboraron las piezas de oro y plata, más hermosas de la época.  
Aunque en Zacatecas el gremio de los plateros no tuvo la independencia que tuvo en otros lugares, si existen evidencias de numerosos objetos de plata.
En el Archivo Histórico del Estado en el fondo Notarías, los testamentos de las familias adineradas dan cuenta de cuantiosas fortunas en piezas de oro y plata como charolas, jarras y cubiertos de oro y plata de uso doméstico, así como zarcillos, collares, rosarios, y anillos.
El clero también poseyó invaluables tesoros de plata que seguramente elaboraron los artesanos locales.
Existen valiosas colecciones bibliográficas de esa época, parte de las que se conservan en el Museo de Guadalupe y en la Biblioteca Elías Amador.
Miles de libros en todos los idiomas y de todos los temas abarcan estos importantes acervos muchos de los que contienen hermosas imágenes pintadas a mano por maravillosos artistas. Esta significativa actividad artística se vio acompañada de otras de como la literatura, la música, el teatro y la danza.
Basta recordar que un zacatecano, el jesuita Don Antonio Núñez de Miranda, fue confesor de Sor Juana Inés de la Cruz.
En su libro “Los señores de Zacatecas”, Frederique Langue relata la importante actividad artística e intelectual que se vivía a finales de la Colonia alrededor de Joseph de Monter, de quien hablaré la próxima semana.

*Historiadora de arte
 




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
Participan militares en talleres de nuevas masculinidades 
Trump mantiene su proteccionismo; EU saldrá del TLCAN si no le favorece
Asegura la Profepa ejemplares de loro en Tabasco 
Niega nepotismo la regidora de Río Grande, María Teresa Rodríguez 
Debajo del uniforme hay un ser humano: Tenorio Raudales
Aprueba el Issstezac 87 nuevas pensiones 
Millones de mujeres marchan en todo el mundo contra Donald Trump
 Se reúne Judit Guerrero con "hormiguitas"
Fortalecerá el Gobierno del Estado la estrategia de prevención del delito 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad