Friday 20 de January de 2017

La solemnidad de Cristo

El Día del Señor

     25 Nov 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:
  • Jesús siempre prueba la fe de los suyos. Jesús siempre prueba la fe de los suyos.
  • Jesús siempre prueba la fe de los suyos. Jesús siempre prueba la fe de los suyos.
Imagen de


INTRODUCCIÓN
Con este Domingo 34 del Tiempo Ordinario ciclo B, se cierra este Ciclo de nuestra Liturgia.
En los tres ciclos A, B y C, la Solemnidad de Cristo, Rey del Universo, hace culminar nuestras celebraciones eucarísticas dominicales, señalando así la importancia de la capitalidad de Cristo en la historia humana y del mundo con la apertura al dominio real que El tiene con su Reino que ciertamente no es de este mundo, aunque comience aquí para llegar a su esplendor en la vida eterna.
Hoy queremos reflexionar acerca de la realeza de Cristo al servicio de la verdad en su fase terrena, sí, pero camino abierto a la realeza de Jesús en el cielo, en donde reina para siempre en compañía de los que humildemente y con verdad se declaran súbitos para proclamar con palabras, pensamientos y obras la realeza evangélica de su Reino.

JESUCRISTO ES REY AL SERVICIO DE LA VERDAD
En el Evangelio de hoy tomado de San Juan, cuando Pilato pregunta a Jesús si es Rey, éste le contesta: “Tú lo has dicho. Soy Rey. Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”.
Los hombres se debaten entre el error y la verdad. Siempre ha sido así. El error y la mentira son fruto del egoísmo y las tinieblas del pecado.
En oposición contradictoria está la verdad que brilla como el sol, al iluminar las conciencias y la inteligencia de los hombres, hechos a imagen y semejanza de Dios.
La  verdad hace libre a los hombres, los llena de paz y gozo. En cambio la mentira y el error, engendran malestar, inseguridad y angustias mortales. La verdad, según Cristo, nos hace libres y capaces de obrar el bien aunado a la justicia y a la fraternidad.
La verdad en nuestros juicios como actos de nuestras inteligencias, se describe como la conformidad de ellos con la realidad percibida.
Los hombre por ignorancia, prejuicios, ideologías absurdas y falsas, por ofuscación que nace del orgullo y la soberbia, quieren hacerse ilusiones de confundir la verdad con el error y la mentira...y viceversa. Por ventajas meramente personales y por arbitrariedad, sobre todo cuando se tiene el poder y el dinero, cuando se puede manipular a los demás haciéndolos esclavos con fines egoístas y comodidades individualistas, es cuando desgraciadamente  imperan las tinieblas del pecado, el error y la mentira. La verdad insoslayable a la postre brilla haciendo sucumbir esas tinieblas.
Cristo, como verdadero Dios y verdadero hombre ha venido a este mundo para salvarnos de todo pecado y mentira para hacernos libres con su gracia, verdad y amor.

LOS CRISTIANOS UNIDOS A CRISTO, DEBEMOS PROCLAMAR LA VERDAD DEL REINO DE DIOS
Porque Cristo es Rey y su Reino no se confunde con los reinos civiles, económicos y de poder temporal.
Porque siendo Salvador y Redentor del género humano nos incorpora por el bautismo y demás sacramentos  a su Reino que se instaura aquí en la tierra en medio de retos, desafíos y obstáculos como son el pecado y las insidias del Demonio, padre del error y la mentira que confunden y ofuscan; los cristianos debemos ser también “testigos de la verdad” que brilla en Cristo resucitado, esperanza luminosa y hacia la transcendencia del Reino divino en la plenitud de su realización en el más allá de la eternidad.
Debemos ser promotores de la verdad siempre y en todas las circunstancias de nuestras vidas, pero sin triunfalismos, ni privilegios, pues la realeza de Cristo es el servicio a la verdad por parte de quien es el  testigo fiel, el alfa y la  omega, el principio y el fin de todo lo creado.
 
CONCLUSIÓN
“Hoy te alabamos, Padre, porque en la Resurrección de tu Hijo, Cristo Jesús, lo constituiste Rey y Señor Universal de todo lo creado con un poder y un reino eternos que no cesarán.
Gracias también, porque, a su vez, Cristo ha hecho de nosotros, los bautizados en El, un reino de sacerdotes para nuestro Dios.
Haz, Señor, que venga tu Reino al mundo de los hombres, y danos la fuerza de tu Espíritu para mantener irrevocable nuestra entrega personal a la construcción de tu reinado en nuestro mundo: tu Reino de verdad y de vida, tu Reino de santidad y de gracia, de justicia, de amor y de paz.
Así, mereceremos alcanzar de ti el Reino Eterno con Cristo. Amén.”

*Obispo Emérito de Zacatecas
 




Lo más leído
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
Trump presta juramento como 45to presidente de EU  
Preparan investidura de Trump como presidente; llegan personalidades 
Asumen cargos nuevos titulares en el municipio 
'Hoy será recordado como el día en que la gente tomó el poder de esta nación otra vez': Trump
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
Mineros enfrenta a los Alebrijes en la Fecha 4 del Ascenso MX
Alarma a bomberos y vecinos incendio dentro de un lote 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.98
Venta 22.48
€uro
Compra 23.19
Venta 23.69

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad